Sábado con mucho calor para el San Xoán más multitudinario

Seiscientas personas velarán por la seguridad de la fiesta, en la que este año no habrá mareas vivas


A Coruña / La Voz

Este año no habrá mareas vivas que amenacen las hogueras en la playa. Pero habrá mareas humanas que pueden batir récords de asistencia en los arenales de A Coruña. Coinciden tres elementos: calor (se prevé una máxima de 31 grados a las seis de la tarde), la fiesta más popular del año y una jornada de sábado. Con estos ingredientes, desde el Ayuntamiento y los cuerpos de seguridad se pide prudencia. Si los elementos no son la amenaza, no lo seamos nosotros mismo.

Seguridad

600 personas, cien más que en el 2017. La previsión de una mayor multitud se previene con un dispositivo de seguridad más amplio que otros años. En total, 598 personas se repartirán por los puntos neurálgicos del San Xoán, principalmente las playas de Riazor y Orzán. De ellos, Emergencias y la atención sanitaria habrá un total de 374 personas, mientras que entre policías y bomberos sumarán 281.

  

Tecnología

Dispositivo de última generación para evitar sustos en el agua. Además del amplio dispositivo humano, la empresa gallega Radiospectrum reforzará la vigilancia en las playas con tecnología de última generación. Han instalado diez cámaras a lo largo del paseo marítimo -en cada zona de acceso a la playa- y que permiten un control óptico-térmico con un alcance de 2,5 kilómetros. Cualquier cuerpo que emita calor en esa distancia será controlado por este dispositivo desde el vehículo de control de la coraza del Orzán. También se ha instalado otra cámara óptica de alta sensibilidad capaz de captar imágenes nocturnas.

 Accesos

El paseo marítimo se corta a las 19.00 horas. Es mejor acudir a pie o en autobús. Desde la plaza de Pontevedra habrá ocho líneas que saldrán cada quince minutos para cubrir la mayor demanda posible por todos los barrios. A las tres de la madrugada entrará el servicio de búho. La última salida será a las 6.00 horas.

  

Medio Ambiente

Quince zonas de reciclaje y casi cien contenedores. En la presentación del operativo para atender las necesidades del San Xoán, el alcalde Xulio Ferreiro recalcó especialmente el mensaje de respeto al medio ambiente y en la celebración cívica. Para intentar evitar la imagen de vertedero en que desembocan la noche más larga del año en los arenales, el Ayuntamiento ha dispuesto de 15 zonas de reciclaje, para favorecer la recuperación y el depósito de residuos, así como 46 contenedores de orgánico de 240 litros y otros 50 de inerte de 800 litros.

  

Servicios

Aseos portátiles y los baños de Riazor. Entre las Esclavas y la playa del Matadero se repartirán 52 aseos portátiles, diez de ellos en el entorno de la Coraza. Además, los baños del polideportivo de Riazor estarán abiertos hasta las seis de la madrugada.

Fiesta y fuego por toda la comarca

Buena parte de los vecinos del área metropolitana de A Coruña se quedarán en sus municipios para celebrar la noite meiga. Y en algunos puntos, como las playas de Bastiagueiro o Santa Cristina, en Oleiros, la fiesta se va popularizando con el paso de los años. El alcalde, Ángel García Seoane, señaló ayer en los micrófonos de Voces de A Coruña, de Radio Voz, que ya se habían superado las 200 solicitudes para organizar hogueras en todas las parroquias de este concello. Para que no falten las llamas, el reparto de madera, como otros años, comenzará a las ocho de la tarde.

 Por su parte, en Arteixo también van camino de superar las 350 hogueras (al margen de las de las playas) del 2017. El gobierno de Calvelo recalca que el fin de fiesta ha de cumplirse a las tres y media de la madrugada, según establece la normativa de la Xunta.

Mientras tanto, el Concello de Sada ha firmado la ampliación de una hora más para esta madrugada para todos los locales del municipio. De nuevo al zona del Curruncho será la más concurrida. La sardiñada comenzará a las siete de la tarde (la ración con pan de broa y bebida es de cinco euros). Participarán agrupaciones folclóricas y también habrá una discoteca móvil para animar la fiesta.

Por su parte, el Ayuntamiento de Culleredo había recibido, hasta las dos de la tarde de ayer, 159 solicitudes para realizar hogueras en la noche de hoy. La Policía Local y el Servicio Municipal de Emergencias conformarán un dispositivo especial en la noche de San Xoán para atender cualquier incidencia. Se inspeccionarán de forma previa todas las hogueras comunicadas para verificar que cumplen con las condiciones que se marca en la normativa reguladora. «De ser necesario se ordenará efectuar modificaciones in situ, sobre todo para garantizar las condiciones de seguridad», indican desde el Ayuntamiento.

En Bergondo las playas serán desalojadas a las cuatro de la mañana «para evitar problemas derivados del cambio de marea». Se desplegará un operativo para garantizar la seguridad de los asistentes a las plazas de O Pedrido o Gandarío. Recuerdan desde el Concello que las hogueras no deben superar los tres metros de altura ni utilizar combustible para avivar las llamas.

El casco histórico de Betanzos volverá a concentras las hogueras más espectaculares, especialmente la que organiza el café Lanzós.

Las peticiones para hogueras se multiplican por cuatro en el 2018

De toda la relación numérica ofrecida ayer por el gobierno local de A Coruña para este San Juan llama la atención de forma especial la cifra de permisos comunicados para la realización de hogueras, 877 hasta el pasado jueves, lo que casi cuadriplica los permisos del año pasado, apenas 238. En los barrios será donde más se deben autoabastecer de madera. El Ayuntamiento reparte 120 toneladas de madera limpia en 14 puntos de la ciudad, pero todos se concentran en la antesala de los arenales (también en Oza y As Lapas). Los barrios han sido los más tempraneros en la preparación de su propia fiesta. De forma espontánea, los vecinos de Os Mariñeiros, Vioño, Las Flores, Ventorrillo, Los Rosales... han comenzado a formarse piras de madera con restos depositados por vecinos. Paralelamente, la celebración espontánea de muchos locales de hostelería -que ya comienzan a reservar un espacio en la vía pública con pequeños montículos de arena para las sardiñadas-, ha derivado en un movimiento colectivo en algunas zonas, como el nacido en la calle Emilia Pardo Bazán, donde varios locales celebraron con éxito en el San Xoán en el 2017 de forma conjunta y este año repiten experiencia. Desde las seis de la tarde esta calle se animará con música en directo y pinchos para los clientes. Algo similar se prevé en la plaza Elíptica de Los Rosales, donde un disyóquey amenizará la fiesta en una carpa. La edición es especial en este rincón de A Coruña ya que celebran el cuarto de siglo del barrio.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Sábado con mucho calor para el San Xoán más multitudinario