Un vuelo desviado de Iberia vuelve a demostrar las carencias de Alvedro

El avión voló vacío desde Santiago a Madrid y dejó en A Coruña a 120 pasajeros


A Coruña / la voz

Un amanecer con niebla y con nubes bajas volvió a demostrar ayer la deficiente operatividad del aeropuerto de A Coruña. Unos 250 pasajeros vieron afectadas sus agendas debido a que un avión de Iberia procedente de Madrid no pudo tomar tierra en la pista de Alvedro.

Ocurrió cuando el comandante de la aeronave, que volaba desde la capital de España a A Coruña, y que tenía que aterrizar a las 8.30 horas, se encontró con condiciones meteorológicas adversas. El piloto de la aeronave decidió abortar su ruta original y aterrizar en la pista de Santiago.

El problema afectó a alrededor de los 120 pasajeros que iban en la aeronave y que tuvieron que viajar hasta A Coruña en autobús. «Llegamos casi tres horas después de lo previsto», indicó María del Carmen Verdiñas, una descendiente de gallegos que reside en Buenos Aires y que pasa unos días en Galicia.

Pero más grave fue la odisea que sufrieron los viajeros, más de un centenar, que desde A Coruña tenían que volar hacia el aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez en la misma aeronave, parada en Santiago.

Todos ellos estaban a la espera en Alvedro «y tras recibir la noticia de que el avión se desviaba a Santiago esperábamos que Iberia nos desplazase en autobús a Lavacolla», indicó Andrés López, que tenía un enlace desde la capital de España con Perú. Sin embargo, Iberia no facilitó transporte por carretera a los pasajeros afectados desde A Coruña hasta Lavacolla. «El avión y la tripulación tenían que hacer rotaciones, volar hacia otros destinos y no podían esperar a la llegada de los pasajeros desde A Coruña vía autobús», explicó la compañía aérea. Así, la única solución fue acoplar a los afectados en otros vuelos, «incluso utilizando aviones de mayor capacidad». Pero, según los afectados, no fue así: «Tenía que volar desde A Coruña a Madrid y desde allí a la República Dominicana y lo perdí todo», dijo la Emilia Toro. «Volaba a La Palma. No me dan soluciones y tengo un paquete contratado de cinco días. Ahora no sé qué hacer, dijo Rafael Torres.

Amigos del aeropuerto denuncian la falta de ayuda de la Xunta a la terminal

Los 120 pasajeros afectados por el desvío del avión que tenía que haber aterrizado en Alvedro mostraron su enfado y su rabia en los mostradores de Iberia en la terminal coruñesa. «Me pensaré mucho volar desde o hacia A Coruña. Cada vez que lo hago tengo problemas», contó Samuel Sánchez, un marino mercante que viaja cada dos meses por motivos laborales.

Mientras tanto el gestor de navegación aérea en España, Enaire, continúa con los estudios para reducir el número de desvíos en el aeropuerto coruñés.

Los estudios se basan en una serie de puntos de verificación que ayudarían a guiar al piloto en su aproximación a la pista. Además, implica la implantación de un sistema de aproximación por satélite que está siendo analizado por expertos en el que participan las compañías aéreas. Se trata de un proyecto muy complejo que nunca se realizó en España.

Pero aunque las Administraciones buscan mejorar la eficacia de la operatividad de Alvedro, desde la Asociación de Amigos de Alvedro, critican y denuncian, una vez más «la discriminación a la que sigue sometiendo la Xunta al aeropuerto de A Coruña».

Desde este grupo defensor de la terminal aeroportuaria de Alvedro aseguran que el Consello do Goberno del pasado día 14 «acordó aportar 14,3 millones de euros para la captación de más vuelos nacionales e internacionales en la terminal de Lavacolla».

Aseguran desde la asociación que Alvedro, y en menor medida Peinador, «han quedado descolgados, una vez más, de las inversiones» en las infraestructuras aéreas de la comunidad.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Un vuelo desviado de Iberia vuelve a demostrar las carencias de Alvedro