Fallece Lolita Pascual, la gran dama de la moda coruñesa

Confecciones Pascual llegó a tener ocho tiendas y más de un centenar de empleados a su cargo

.

A Coruña

Lolita Pascual, una de las grandes damas coruñesas, falleció esta madrugada en A Coruña. Madre de 7 hijos -María, Genocho, Muñeca, Leley, Juan, Ana y José-, abuela de 16 nietos e incluso bisabuela, fue junto a su marido, Genocho Meléndrez, los grandes valedores del grupo Confecciones Pascual, un referente en la moda coruñesa durante más de tres décadas y que llegó a tener ocho tiendas y más de un centenar de empleados.

Hace unos meses, ya delicada de salud, recibió en su casa del Parrote a Pablo Portabales, a quien reconoció que ella era de «celebrar el santo, pero no el cumpleaños».

La familia de Lolita Pascual llegó a A Coruña a principios de siglo procedente de Cataluña y en 1925 inauguraron la tienda-mercería Pascual en la calle Bailén. A Los 24 años contrajo matrimonio en la iglesia de San Nicolás con Genocho Meléndez, que falleció a los 49 años.

Con la muerte de Lolita Pascual, A Coruña pierde a una de las grandes damas de la moda en la ciudad.

Lolita Pascual: «Antes la ciudad era mucho más glamurosa»

Pablo Portabales
.

Desde el ventanal de esta elegante casa, A Coruña parece una postal con movimiento

Está sentada en un butacón de piel. En su enorme salón del Parrote hay abarrote de recuerdos. Veo infinidad de fotografías de la familia (tiene 7 hijos, 16 nietos y un bisnieto en camino). Hay una en color de Josemi Rodríguez Sieiro. En otra, en blanco y negro, ella y su marido cenan en la parrilla del Ritz y en la mesa de al lado está Robert Taylor. «Ya llovió. Caramba si ya llovió. Vieja soy, pero no quiero parecerlo», comenta sonriente Lolita Pascual Quintás. «Una mujer de rompe y rasga», apunta su hija Muñeca, que a ratos se incorpora a la charla. Anochece. Desde el ventanal de esta elegante casa, A Coruña parece una postal con movimiento. Me ofrece un café (con cucharilla de plata) y unos dulces. Ella toma tónica. «No me preguntes la edad que tengo. Celebro el santo, pero nunca el cumpleaños», aclara. Viste de manera elegante y luce un colgante y unos pendientes imponentes. «Salgo arreglada incluso para comprar el pan. Nunca salí a la calle de cualquier manera. En mi vida me puse un pantalón porque no me favorece por el cuerpo que tengo. Parezco paticorta. No entiendo a esas chicas que llevan shorts y sus piernas son horrendas», reflexiona. «Me quedo con mi época. Ya sé que ahora hay adelantos, pero antes la ciudad era mucho más glamurosa. Empezó lo barato y cambió todo», sentencia.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
34 votos
Comentarios

Fallece Lolita Pascual, la gran dama de la moda coruñesa