El Ayuntamiento instalará un radar en el punto negro de la tercera ronda

Tras reducir la velocidad a 60, asegura que puede haber errores en el diseño de la vía. Participa en nuestra encuesta: ¿Qué le parece que instalen un radar en el tramo negro de la tercera ronda?


A Coruña / la voz

La Concejalía de Mobilidade Sostible instaló el pasado lunes señales de prohibido circular a más de 60 kilómetros por hora en el punto negro, entre los kilómetros 2 y 3, de la tercera ronda, en ambos sentidos de la marcha, al considerar la velocidad como una de las causas de la alta siniestralidad en ese punto de la vía. Pero a pesar de la medida, se contabilizaron tres accidentes en menos de 24 horas. A los dos del pasado lunes, hay que sumar otro de ayer. Tuvo lugar sobre las 7.25 horas, cuando una conductora, que sufrió heridas leves, se salió de la vía y chocó contra el muro lateral.

Ante la continuidad de los accidentes, el alcalde coruñés, Xulio Ferreiro, afirmó ayer que el gobierno local instalará radares en la zona, «que están máis ca xustificados», subrayó, aunque en la nota oficial se habla de un solo equipo de estas características.

Pero además «estudarase a posibilidade de facer algunha corrección na infraestrutura porque parece que pode haber un problema de deseño inicial», indicó. El alcalde cree que esta situación «é moi difícil de reverter a estas alturas», pero indicó que se estudiarán «medidas paliativas para aumentar a seguridade».

Desde un primer momento, tras la última serie de accidentes, son muchos los usuarios de la vía que creen que los problemas no tienen que ver con problemas de velocidad, y apuntan a defectos en el trazado o al tipo de asfalto. Recuerdan lo sucedido en el túnel de Perillo y en las curvas de Biona.

Xulio Ferreiro dejó entrever que el problema de la alta siniestralidad en el punto negro no solo se debe a la alta velocidad. Cree que las juntas de dilatación y el pavimento pueden convertirse «nunha combinación» que incremente los accidentes en esa zona.

Sin embargo, Ferreiro no concretó el plazo de ejecución de la instalación del radar ni de la mejora en la vía. Sugirió que la adopción de estas medidas dependen del desbloqueo «por parte do PSOE do superávit do ano pasado, de forma que sexa posible facer investimentos na cidade por valor de máis de 12 millóns de euros»

Rechazo a la eficacia de la reducción de la velocidad

El 89 % de los lectores que han opinado en la edición digital de La Voz sobre la decisión de reducir de la velocidad en el tramo negro de la tercera ronda a 60 kilómetros por hora consideran que la medida no resultará eficaz a la hora de disminuir la alta siniestralidad que registra la vía, sin bien apuntan que muchos vehículos que circulan por ella lo hacen a velocidades superiores a la indicada.

«Rebajar la velocidad es un parche, una chapuza porque no resuelve el problema de la existencia de un mal trazado en ese tramo», señala un lector. Hay quien incluso comenta que si se reduce la velocidad en esa zona se plantearían la opción de dejar de utilizarla ya que «no compensa dar el rodeo». Son varios los lectores que consideran que el problema de los accidentes se debe a una mala ejecución de la obra, un problema que ahora resultará complicado de solucionar. «Una vía de alta capacidad, recién hecha y con la tecnología actual no puede tener esos defectos. Tendrá que ser la Administración responsable la que subsane dichos fallos», recrimina un lector, mientras otro opina que para evitar accidentes lo que habría que hacer es «corregir el trazado». La opción de las multas también tiene sus seguidores. «Con sanciones que quemen el bolsillo, más de uno se lo pensará», sentencia un usuario. 

Algunos conductores culpan de los accidentes a las juntas de dilatación

El alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, hizo ayer mención a las juntas de dilatación instaladas en el puente de la tercera ronda, entre el kilómetro 2 y 3, y al pavimento como posibles causas de la siniestralidad. A las juntas de dilatación se refirieron hace varios días algunos usuarios de la vía. Ayer quienes lo hicieron fueron los aficionados al motociclismo. Francisco Bouza, presidente de Moto Turismo Coruña, calificó a las juntas de dilatación «como un peligro para vehículos de cuatro ruedas y para motos». Bouza aseguró que las bandas «están muy separadas y con el acero superior al descubierto». Cree que esta parte debería «cubrirse de goma o de pintura arenosa que impidiese los deslizamientos». Otros conductores también piden un asfalto que drene el agua.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El Ayuntamiento instalará un radar en el punto negro de la tercera ronda