Las Casas de Paredes regresan a la vida

Pablo Gómez Cundíns
pablo gómez A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

ANGEL MANSO

El propietario rehabilita el edificio singular en la Marina coruñesa con el impulso del negocio que dos jóvenes empresarios hosteleros desarrollarán en este conjunto arquitectónico de 1778

10 jun 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Iban a ser la flamante fachada marítima de la ciudad, allá por 1778, cuando las puso en marcha el capitán general, ingeniero militar que diseñó el barrio de La Barceloneta y miembro de la Academia de Bellas Artes de San Fernando Pedro Martín Cermeño y García de Paredes para «superar el individualismo residencial de las calles coruñesas», según explica Esteban Fernández Cobián en A Coruña. Guía de Arquitectura. Pero se quedaron a medias y no por la oposición vecinal del momento y los problemas con las expropiaciones, sino por culpa de la crisis del comercio colonial. Y dejó un vacío entre la plaza de la Aduana y la calle Ágar. En realidad, las Casas de Paredes fueron un proyecto inacabado durante casi toda su existencia, que llegó a pender de un hilo. O, mejor dicho, de unos herrajes, para evitar que todo se viniese abajo. Hasta esquivaron una orden de demolición.

El conjunto de dos edificios de cantería de estilo neoclásico con balcones corridos, soportales y frontones sobre las ventanas del primer piso se iba a unir a la sede de Aduanas con una plaza en medio. Esa franja era puramente costera, daba al mar. La idea era que la vista entre el Cantón Grande y Puerta Real fuese espectacular cuando se llegaba a A Coruña en barco. Después de tantos avatares, y tras una década sin actividad, las Casas de Paredes regresan a la vida gracias al esfuerzo conjunto del propietario del inmueble y dos jóvenes empresarios hosteleros, Alberto Boquete y Javier Pardo, ahora centrados en la mixología (coctelería) pero abiertos a todo tipo de tendencias y actividades. 

Restauración completa

«El proyecto de rehabilitación de las Casas de Paredes, 14, comprende una total actualización del inmueble. En la parte exterior fachada, tejado y carpintería serán renovadas. La parte interior se ha demolido por completo y se volverán a colocar los pisos, escaleras y ascensor a todas las plantas, además de la renovación de todos los servicios del edificio», explican los responsables de esta intervención arquitectónica. De hecho, se podría decir que es la actuación más importante de las últimas décadas sobre el icónico inmueble coruñés.