María Pita lleva desde el 2016 sin dar ayudas para el casco histórico

El consistorio tiene todavía en tramitación las solicitudes recibidas en el 2017

.

A Coruña / la voz

Una buena parte de las ayudas a la rehabilitación que se conceden en A Coruña se tramitan a través de las denominadas zonas ARI (Área de Rehabilitación Integrada), un tipo de subvenciones pagadas, en la mayor parte de los casos, por Fomento, Xunta y Ayuntamiento. Funcionan así: se aprueba una cantidad para cada zona y la Xunta procede al abono en la cuenta municipal en función de las certificaciones de obras realizadas en cada caso. Es decir, no se paga por adelantado, sino según se demuestra que se ha ejecutado el trabajo.

Xunta y Ayuntamiento discrepan en lo tocante a la ejecución de los ARI. Según la Xunta, el gobierno local habría perdido más de 700.000 euros por no haber pedido las prórrogas de varios convenios. Según el Ayuntamiento, lo único que hicieron fue dar por cerrados los rematados y solicitar las prórrogas en alguno de ellos.

Líos aparte entre Administraciones, las dos coinciden en una cosa: desde el año 2016 no se dan ayudas para rehabilitar viviendas en la Ciudad Vieja. No es que estén cerradas las líneas de subvenciones, lo que ocurre es que las solicitudes cursadas el año pasado están todavía en tramitación.

Los datos divergen entre las dos Administraciones también sobre el casco histórico. Desde la Xunta constatan que desde el año 2016 la única certificación por obras realizadas en la Ciudad Vieja y Pescadería emitida desde el Ayuntamiento asciende a 19.000 euros, cuando desde el IGVS -organismo dependiente de la Consellería de Infraestruturas- explican que había una línea de 200.000 euros disponibles.

Esa línea de ayudas, denominada 7.ª fase de Cidade Vella e Peixería, no está cerrada y se puede prorrogar si no están agotados los fondos, explican desde la Xunta. Sin embargo desde el gobierno local indican que con cargo a ella, desde el 2012, se rehabilitaron 55 viviendas y dan por acabado ese plan.

Dentro del resto de programas ARI se habrían dado en la ciudad, según el Ayuntamiento, ayudas a otras 41 viviendas a lo largo del 2016. Además, el consistorio, con fondos propios, indica que durante el año 2016 se dieron ayudas para mejorar 314 viviendas. María Pita le suma que el año pasado se contabilizaron 407 solicitudes para esas líneas de subvenciones. «Neste momento se están a tramitar», indican desde el Ayuntamiento. Quince meses después de iniciado el 2017, no se habrían materializado todavía tales aportaciones. En el mejor de los casos, la única ayuda desde el 2016 serían los 19.000 euros girados a la consellería. Los fondos de las ARI, además de para vivienda, servían también para trabajos de urbanización que no se habrían ejecutado.

Un plan integral de revitalización que por ahora no tiene partidas propias

En paralelo al anuncio de la peatonalización de la Ciudad Vieja el gobierno local informó sobre la puesta en marcha de un plan integral para la revitalización de la zona. El Ayuntamiento no aclaró qué fondos se dedicaran específicamente a rehabilitación de viviendas. Explican que existe una partida de unos 2,6 millones de euros para ese fin, a la que pueden optar también los vecinos del casco histórico.

Desde el próximo día 25 de junio los coches tendrán prohibido circular por el casco histórico, si bien falta por concretar cómo se llevará a cabo y cuánto costará el resto del plan municipal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

María Pita lleva desde el 2016 sin dar ayudas para el casco histórico