Paro, tráfico y parálisis, los grandes problemas

El 70 % de los encuestados afirman que la coyuntura política y socioeconómica empeoró o es similar. Menos de la mitad de los votantes de Ferreiro afirman que la economía ha mejorado


a Coruña / La Voz

Los principales problemas de A Coruña son el paro, el tráfico, las infraestructuras y la parálisis en el Ayuntamiento por falta de acuerdos. Así lo indica la encuesta de Sondaxe, que sitúa el desempleo como el problema más grave casi para uno de cada cuatro encuestados. Su impacto es especialmente importante para los votantes de la Marea, que lo ponen en el 32,5 % de los casos como la gran lacra de la urbe. 

Los problemas de circulación, la segunda gran preocupación, siguen sin abordar. Por el momento se ha puesto en marcha la construcción de carriles bici y la peatonalización de la Ciudad Vieja, pero el gobierno local no ha presentado la reforma del transporte público que había comprometido para el año 2016. En materia de infraestructuras, la reforma de Alfonso Molina y la construcción de la Intermodal han sufrido años de retraso después de que el gobierno local quisiese modificar los proyectos que heredó de gobiernos previos.

Uno de los temas que más horas de debate ha consumido en el pleno es la reordenación de la fachada marítima. Pero los encuestados la sitúan, junto a otros asuntos urbanísticos, como el menos importante de los diez temas claves para la ciudad.

Por la contra, en cuarto lugar aparece la parálisis municipal. En el 2018, como ya ocurrió en ejercicios anteriores, el gobierno local apenas ha sacado obras a licitación en lo que va de año. Aunque en esta ocasión el ejecutivo de Xulio Ferreiro no puede excusarse en un supuesto «bloqueo» de la oposición porque el PSOE facilitó su voto a los presupuestos casi sin poner condiciones.

Quizá por ese motivo los votantes de la Marea son más proclives a sostener que la situación política ha mejorado en A Coruña. Lo creen así el 55 % de sus electores. Entre los grupos de la oposición ese porcentaje es mucho más bajo. Afirman que se ha producido una mejoría solo el 4 % de los votantes del PP, el 13,3 % de los socialistas o el 35,4 % de los nacionalistas. Incluso entre los votantes del BNG ese porcentaje se queda por detrás del 39,2 % que opinan que la situación política se ha deteriorado.

La impresión de los votantes de la Marea no parece tan excéntrica si se tiene en cuenta que hace un año el alcalde acababa de someterse a una cuestión de confianza que había perdido, y las relaciones con el PSOE estaban muy deterioradas. Este año, como ya se ha indicado, los socialistas optaron por dar un apoyo casi incondicional a las cuentas, y en el último pleno aprobaron otros cambios en el presupuesto a instancias de la Marea. También apoyaron al gobierno en asuntos como la fachada marítima. Pero la mejoría política solo parecen haberla apreciado los votantes de Marea Atlántica.

Pero en conjunto, la valoración de la situación política no es muy halagüeña: más de la mitad de los encuestados cree que ha empeorado, y apenas uno de cada cinco cree que ha ido a mejor. 

La situación económica

Algo menos crítica es la valoración de la situación económica, que ha empeorado para el 42 %, un porcentaje que casi multiplica por dos al de vecinos que consideran que ha mejorado. Ni siquiera la mitad de los votantes de la Marea cree que la situación socioeconómica es hoy mejor. Tiene esa opinión el 49,6 %, mientras que más del 16 % considera que ha empeorado y casi la tercera parte dice que está igual.

Paradójicamente, el grupo de votantes más optimista con la situación económica se encuentra en la oposición. Se trata de los electores del BNG, que la ven mejor en casi el 54 % de los casos.

Los electores del resto de partidos son mucho más críticos. Más del 53 % de los votantes del PP dicen que ha ido a peor. Entre los de Ciudadanos comparten esa opinión el 74 %. Otro tanto ocurre con el 48 % de los socialistas, entre los que menos de un 21 % piensan que el gobierno para el que es indispensable su apoyo haya mejorado las cosas.

En conjunto, el 70 % de los encuestados consideran que la situación socioeconómica y política sigue igual o ha empeorado durante los últimos tres años.

La Marea se considera reafirmada, el PP se ve como única alternativa y el PSOE y el BNG atisban su recuperación

Entre los habituales llamamientos a la prudencia, la encuesta de Sondaxe arroja, de una forma u otra, algunas sensaciones positivas para todos los partidos.

La Marea, que se remitió a la valoración oficial del partido en las redes sociales, se siente reafirmada por los resultados, que la sitúan como «a forza máis votada», a pesar de la posible pérdida de un concejal. La formación de Xulio Ferreiro destaca la valoración de su candidato y que mantienen el «respaldo da cidadanía» a pesar de las campañas de acoso, difamación e bloqueo» de las que habrían sido objeto estos años.

Desde el PP optaron por que fuese su presidenta local y más que probable candidata a la alcaldía, Beatriz Mato, la que valorase los resultados de la encuesta. Mato consideró que el sondeo se realizó en un momento difícil para el partido a nivel nacional, pero les «sirve de estímulo», ya que constata que solo hay dos opciones de gobierno, o un ejecutivo del PP que ofrezca a los ciudadanos «seguridad y calidad de vida con un proyecto ilusionante que será el suyo», o la continuidad de la «izquierda rupturista» que «deja tres años de nula gestión y enfrentamiento permanente con otras administraciones».

El socialista José Manuel García valora el «cambio de tendencia», ya que la anterior encuesta les daba tres ediles, la «recuperación» de su partido en distintos barrios y entre los jóvenes, donde sería la fuerza más votada. Advierte que no están satisfechos «porque la vocación del PSOE es gobernar», y cree que los resultados mejorarán cuando se haya elegido un candidato. Ese proceso podría demorarse hasta el otoño y por el momento ningún militante se ha postulado oficialmente para encabezar la candidatura, aunque uno de los nombres que aparecen en las quinielas es el del propio García.

Avia Veira (BNG) también cree que los resultados variarán cuando se despejen incógnitas como los candidatos, y está segura de que su partido, inmerso en un proceso de recuperación «que non será rápido, máis si é firme e constante (...) superará con moito as expectativas dos inquéritos». Especialmente prudente en la valoración, Veira insiste en que todavía queda un año para las elecciones y con el escenario convulso actual el resultado puede cambiar mucho.

Paro, tráfico y parálisis, los grandes problemas

Xosé Gago

El 70 % de los encuestados afirman que la coyuntura política y socioeconómica empeoró o es similar. Menos de la mitad de los votantes de Ferreiro afirman que la economía ha mejorado

Los principales problemas de A Coruña son el paro, el tráfico, las infraestructuras y la parálisis en el Ayuntamiento por falta de acuerdos. Así lo indica la encuesta de Sondaxe, que sitúa el desempleo como el problema más grave casi para uno de cada cuatro encuestados. Su impacto es especialmente importante para los votantes de la Marea, que lo ponen en el 32,5 % de los casos como la gran lacra de la urbe. 

Los problemas de circulación, la segunda gran preocupación, siguen sin abordar. Por el momento se ha puesto en marcha la construcción de carriles bici y la peatonalización de la Ciudad Vieja, pero el gobierno local no ha presentado la reforma del transporte público que había comprometido para el año 2016. En materia de infraestructuras, la reforma de Alfonso Molina y la construcción de la Intermodal han sufrido años de retraso después de que el gobierno local quisiese modificar los proyectos que heredó de gobiernos previos.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Paro, tráfico y parálisis, los grandes problemas