José Luis Díaz Díaz: «No hay dietas milagro. El milagro es coger el tomate y no el chorizo»

El doctor hablará de creencias y evidencias sobre el colesterol en las Charlas Saludables


A Coruña /la voz

El doctor José Luis Díaz Díaz (Barcelona, 1968) protagonizará mañana una nueva sesión del ciclo Charlas Saludables, que organiza la Xerencia del área sanitaria de A Coruña y La Voz de Galicia. Lo hará con una conferencia titulada Colesterol y riesgo cardiovascular: falsos mitos, creencias y evidencias. La cita es a las 20.00 horas en Afundación. 

-¿Vivimos engañados con el colesterol?

-Muy engañados. El colesterol ha pasado de ser un factor de riesgo cardiovascular declarado en base a la evidencia científica a ser una moneda de cambio, una transacción cotidiana que poco o nada tiene que ver con la salud. Es utilizado por la industria alimentaria, a veces recurriendo a publicidad engañosa apoyada en estudios pseudosanitarios para promocionar determinados productos. Y ese es un filón muy peligroso. Efectivamente, hay muchos falsos mitos sobre la alimentación y el tratamiento del colesterol.

-O sea, los productos que se publicitan para bajar el colesterol no son tan milagrosos.

-No se trata de abrir una guerra con la industria, pero soy un hombre de ciencia y en lo de bajar el colesterol tenemos suficiente experiencia como para haber visto cómo se caían medicamentos en investigaciones muy bien ponderadas y rigurosas que, a pesar de demostrar que lo bajaban, provocaban efectos secundarios y nunca llegaron a salir al mercado. En este juego de buenos y malos, desde la razón y el conocimientos, a lo mejor los buenos son la industria farmacéutica. Los esteroles vegetales que se añaden a algunos productos es verdad que bajan el colesterol en sangre, pero cambian el colesterol animal por el vegetal y nadie ha dicho que eso sea beneficioso para la salud. No todo lo vegetal es necesariamente saludable. De hecho, hay un modelo natural de humanos que acumulan en exceso los esteroles vegetales que se toman en la dieta y tienen riesgo cardiovascular. Yo, personalmente, no se los recomiendo a mis pacientes al menos hasta que no tengamos un ensayo clínico en las mismas condiciones y requisitos que los que se exigen para un fármaco, a cinco o diez años, y con miles de pacientes evaluados. Hoy por hoy, no existe un estudio de evidencia científica sobre su efecto a largo plazo.

-¿Y qué pasa con los huevos? ¿Ahora ya no son malos?

-No podemos utilizar los avances de la ciencia para ponerlos en contra de la propia ciencia. Pasó con los huevos y con el pescado azul. Lo que se sabía hace unos años no es lo mismo que se sabe hoy, que se ha comprobado que aún tomando huevos todos los días, el impacto en el colesterol malo en sangre es reducido. No se trata solo de lo que tienen los alimentos, sino de cómo lo absorbe el organismo.

-Entonces, la receta es...

-Hay que individualizar el tratamiento en función del riesgo de cada persona. Y para eso están los especialistas. En muchos casos solo con modificar hábitos se puede controlar y evitar los fármacos. Como decía el maestro Grande Covián ‘hay que comer poco de todo, y mucho de nada’. Hay que hacer dieta variada, ejercicio y seguir las recomendaciones del médico. El ser humano es una máquina casi perfecta. Si no fuese así no hubiésemos aguantado sobre la faz de la tierra millones de años. Pero para eso hemos aprendido a sobrevivir con muy poco. Comemos demasiado y mal, tomamos alimentos muy calóricos. Los gallegos tenemos que ponernos las pilas y hacerlo ya, todos los días. Y no hay dietas milagro. El milagro es coger el tomate y no el chorizo cuanto te los ponen delante. Ese es el milagro que vale.

 «Las estatinas no dañan el hígado, lo que le hace daño es el exceso de grasa»

Como internista, José Luis Díaz se ha especializado y en la actualidad es el responsable de la Unidad de Lípidos y Riesgo Cardiovascular del Chuac.

-¿Cuál es el nivel ideal de colesterol?

-Eso es una especie de búsqueda del arca perdida. No hay un nivel óptimo. Depende del sujeto. El colesterol es una variable en la sangre que se va modificando en función de muchos factores, entre ellos lo que comemos. Lo que se ha demostrado es que el malo, cuanto más bajo y cuanto antes sea bajo, mejor.

-¿Por qué?

-Porque se deposita donde no debería, en los vasos sanguíneos, y aparece la arterioesclerosis, la epidemia de nuestro tiempo. Si además hay diabetes, hipertensión o fumamos, tenemos un pegamento perfecto. Es lo que está detrás de los infartos. Por eso hay que individualizar el tratamiento en función del riesgo.

-¿Cuándo hay que medicarse?

-Cuando lo dice el médico. Las estatinas, insisto, no dañan el hígado. Es otro falso mito. Lo que lo daña es el exceso de grasa. Hay que tomar fármacos bajo vigilancia médica y no dudar de quien tiene el conocimiento, ¿o se nos ocurre dudar del piloto en medio de un temporal?

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
41 votos
Comentarios

José Luis Díaz Díaz: «No hay dietas milagro. El milagro es coger el tomate y no el chorizo»