Dos vías para rematar los accesos a la urbe

La cuarta ronda y el vial 18 supondrán la expropiación de casi 400.000 metros cuadrados

.

A Coruña / La Voz

Las dos infraestructuras que tiene proyectadas y presupuestadas Fomento -hay otras, como Alfonso Molina y A Pasaxe, que son reformas y ampliaciones- supondrán la ocupación de 394.875 metros cuadrados de terreno, la mayor parte de ellos en el municipio de A Coruña, aunque también tocarán Culleredo, principalmente, y Arteixo.

Al límite con este último llegará el vial que permitirá unir los dos puertos (interior y Langosteira) y que dará una nueva salida a la ciudad hacia la A-6 y la autopista de Carballo. Se trata de la denominada cuarta ronda, una vía de la que ya se hablaba hace 12 años y que se empezó a concretar en el 2014. Su estudio informativo se aprobó en octubre del año pasado y en la propuesta de Presupuestos Generales del Estado aparece una primera partida de un millón de euros que se invertirá este año en la ejecución de esa carretera que, según los cálculos del ministerio, estará terminada en el año 2020, a razón de 13 millones de euros por anualidad, desde el 2019.

La cuarta ronda llevará aparejadas expropiaciones de 278.480 metros cuadrados de suelo, principalmente en A Coruña, donde pasará por detrás de los polígonos de Pocomaco y Vío. Tendrá 2,91 kilómetros de asfalto. Desde Arteixo pedían desde hace tiempo que en lugar de ejecutar esa vía se suprimiera el peaje de la AG-55.

El vial 18 es una infraestructura largamente demandada y que teóricamente permitirá aliviar el tráfico de entrada a la ciudad desde la AP-9 hacia Alfonso Molina, ya que desviará vehículos desde la autopista hasta la tercera ronda.

Su construcción, que iba a asumir Audasa -como hizo con Rande y Santiago- a cambio de la subida de los peajes, lleva años de demora. La última causa fue un fallo en la tramitación que obligó a rehacer el procedimiento.

Esa vía también figura en la propuesta de Presupuestos Generales del Estado, con 3 millones este mismo año y con finalización en el 2021 a razón de 5 millones por ejercicio. Costará algo más de 18 millones, y tendrá 1,56 kilómetros de longitud. En su caso las expropiaciones afectarán a 97.497 metros cuadrados en el municipio de Culleredo y a 18.898 metros cuadrados en A Coruña. Al pasar por zonas más pobladas sí afectará a media docena de viviendas, según el proyecto inicial, que todavía podría variar. «A día de hoy no se conoce el proyecto definitivo que pretende el Estado después de varias modificaciones del procedimiento», decía ayer el alcalde de Culleredo, José Ramón Rioboo, quien exige al ministerio tener toda la información y plantar variantes para minimizar afecciones, aunque reconoce que la vía es importante para facilitar la movilidad.

El gobierno local, calificó de «papel mollado» los presupuestos, que, añadieron, «non só teñen un claro corte electoralista, senón que volven boicotear á cidade».

El BNG coruñés tachó de «electoralista» el texto, calificando de «investimentos pantasma» algunas partidas, como las de la ría de O Burgo, que aparecen enlas cuentas sin que se ejecuten.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Dos vías para rematar los accesos a la urbe