Tradición e innovación, al asfalto

Introduce zonas inéditas en la histórica base del rali de A Coruña


redacción / la voza coruña / la voz

El rali de A Coruña desata pasiones. Los aficionados, que esperan con ansiedad la celebración de la primera de las pruebas del Campeonato Gallego de asfalto (más de 2.500 pegatinas conmemorativas del evento despachadas en apenas cuatro días dan fe de ello), ya van haciendo planes para tomar posiciones y presenciar desde las cunetas las evoluciones de los pilotos, desde el tramo de Coirós-Aranga (el primero, que es el tercero en su segunda pasada) hasta el de Meirama-Cerceda (sexto cronometrado y también broche del certamen), pasando por el propio de Aranga (segundo y cuarto) y por el de Arteixo-Culleredo-Laracha (quinta y séptima tanda en el total del rali).

El rali, que en su regreso al calendario autonómico pretendió rendir tributo a la historia de las carreras en A Coruña, basa su recorrido de este año en un trazado similar al de su última edición, en la que congregó a 35.000 aficionados. El primer tramo cronometrado (Coirós-Aranga) repite el trazado del 2017. La mayor dificultad estriba en las condiciones meteorológicas y del firme, pues pueden acumularse humedades y nieblas a primera hora de la mañana.

El segundo tramo (Aranga) también pasa por un recorrido similar al del 2017, aunque posee una variante inicial de dos kilómetros donde los pilotos esperan que pueda haber suciedades que dificulten el paso. Es uno de los tramos más carismáticos de los ralis coruñeses. Volverá a tener como zona central el paso por Ponte Aranga, previo a una atractiva y rápida subida hacia la parte final.

En el quinto tramo (Arteixo-Culleredo) se encuentra otro de los puntos clave del rali de A Coruña, ya que incluye el paso por la rotonda de Boedo, zona de fácil acceso en la que se suelen reunir cientos de aficionados. Esta parte de la carrera posee un firme en muy buen estado. La perfección en la trazada y apurar la frenada serán dos claves para arrancarle décimas al cronómetro.

Meirama-Cerceda, la novedad

Sexto e inédito tramo, también probablemente el más complicado, con mucho cambio de ritmo y el lago de As Encrobas incrustado en el paisaje. Ante todo esto, Álvaro Muñiz, organizador de la carrera, considera que «es un orgullo, tanto para One Seven como para todos los que hacen posible este rali tener este nivel de pilotos y equipos», para los que ha diseñado un trazado de 78 kilómetros cronometrados por siete ayuntamientos del entorno coruñés.

Es la carrera de los campeones. Literalmente. Los actuales dueños del título nacional (Iván Ares) y autonómico (Víctor Senra) de ralis de asfalto patrocinarán sendos tramos del que abre el Campeonato Gallego, el de A Coruña, que se celebrará el día 24. Ambos, además, son dos de los favoritos.

Ares Auto bautizará el primer capítulo de la carrera (que es el tercero en su segunda pasada) y SenraSport2 dará nombre al segundo (que también es el cuarto).

«No es nada habitual, la verdad», avanza Ares. «Pero cuando nos lo propuso Álvaro Muñiz [al mando de la escudería organizadora, One Seven] no lo dudamos porque, aparte de que Víctor Senra y yo nos llevamos bien con él, queremos contribuir a que el rali sea un éxito», argumenta. Confiesa que tiene un cariño especial por el rali de A Coruña. «Teníamos que estar sí o sí y dar la oportunidad a la gente de vivirlo desde dentro», zanja. «Ojalá gane yo en mi tramo, pero en estos casos suele suceder lo contrario», bromea.

Víctor Senra opina en la misma línea. «É un rali da casa, que nos gusta, e queremos que saia adiante ben, botar unha man. Seguro que Álvaro Muñiz faría o mesmo», afirma. «Claro que quero gañar no meu tramo. E o rali. Ares será un rival a bater, pero mellor que levemos nós eses puntos», sonríe.

AUTOMOVILISMO

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Tradición e innovación, al asfalto