10 mitos de la salud que no son lo que parecen

La química coruñesa Deborah García Bello desmitifica muchas creencias en un libro titulado «¡Que se van las vitaminas!» y que da sorpresas: la cosmética a veces cumple lo que promete y ni los microondas, ni los plásticos pueden afectar a la calidad de la comida.


Zumo mejor que fruta

Es un placer beber un zumo de frutas cada mañana, pero la química Deborah García Bello deja claro que cuando se exprimen las naranjas o cualquier otra fruta se retira gran parte de su fibra: «Esto hace que lo metabolicemos de forma diferente, tan diferente que el azúcar naturalmente presente en la fruta se convierte, a efectos prácticos, en azúcar libre. Es decir, nuestro organismo no distingue el azúcar de un zumo de naranja del de una bebida de color naranja con azúcar. Esto se ha medido», concluye la autora.

Las vitaminas no se van

Un mito. No hay que beber el jugo recién exprimido: «La vitamina C es hidrosoluble, es decir, se mantiene disuelta en el zumo y no se evapora ni se estropea, ni siquiera varias horas después. De hecho, la vitamina C se utiliza como aditivo alimentario bajo el nombre de E-300. Por sus propiedades antioxidantes se añade a los alimentos procesados como conservante, así que es una sustancia muy estable, que sirve para mantener las propiedades nutricionales de otros alimentos más tiempo».

El microondas sí se pierden propiedades

La vitamina C se pierde cuando se calientan los alimentos y las naranjas no son el alimento más rico a pesar de que siempre se ponen como ejemplo. «Mientras una pieza de este cítrico aporta setenta miligramos de vitamina C, un puñado de fresas contiene 85; un mango, 122; media taza de pimientos chile, 108; un pimiento rojo, 190». Por si fuera poco el exceso de vitamina C no es inocuo, ya que se elimina por el riñón y se puede llegar a generar cálculos en este órgano.

¿Hay táperes tóxicos?

El bisfenol A es una sustancia estrogénica que interfiere en las hormonas y que se usa para fabricar envases para la comida, pero según la autora de esta obra «durante el proceso de elaboración se transforma, quedando atrapado en el material, así que no puede penetrar en nuestro organismo». En fabricaciones deficientes el bisfenol puede quedar en los alimentos y por eso los biberones y los objetos de bebés no se realizan con este material.

Las vacunas importan

«Las vacunas salvan vidas y evitan sufrimiento. Son uno de los mayores logros de la humanidad. Gracias a ellas hemos podido erradicar enfermedades mortales como la viruela y estamos cerca de poder erradicar la polio», así de categórico termina el capítulo dedicado a desmontar los argumentos de los movimientos antivacunas, «son responsables de un gran número de muertes que podrían haberse evitado», acusa un libro que se fundamenta en estudios que cita al final de cada explicación.

El chocolate NO causa granos

Posiblemente el chocolate sea el alimento que más relacionamos con el acné, pero es un mito: «No existe ninguna evidencia científica que relacione el consumo de chocolate con el acné. De hecho, los antioxidantes que contiene el chocolate son beneficiosos para la piel». Otra cosa es que lleve azúcar, entonces es un alimento de alto índice glucémico y, por tanto, sí podría afectar al acné. Tampoco hay relación directa entre los alimentos grasos y los granos que salen en la cara.

El limón no cura

La mayoría de los remedios caseros contra el acné o las enfermedades de la piel, el pelo o los dientes son inventos que pueden empeorar la salud. «Los alimentos no son cosméticos y contienen sustancias que pueden avivar el problema o causar reacciones adversas», precisa un libro que recomienda buscar la crema más adaptada al tipo de piel o al problema. La isotretinoína es el medicamento más potente contra el acné, según recomienda.

No te laves los dientes justo después de comer

Después de consumir una sustancia ácida, como un zumo o un refresco de cola (que contiene ácido fosfórico), no debemos utilizar pasta de dientes inmediatamente, sino que lo aconsejable es enjuagarse la boca con agua y esperar varios minutos antes de lavarlos de forma habitual. Para mantenerlos blancos hay que llevar una dieta pobre en alimentos con colorantes, no tomar café, ni fumar y usar té blanco.

El vino no es tan bueno

Esta química lo tiene claro: «Consumimos vino como parte de nuestra tradición cultural, como parte de los actos sociales por gusto y por placer», precisa y recuerda que el alcohol «aumenta el riesgo de padecer algunas cardiopatías y produce hasta seis tipos de cáncer. Si quieres buscarte una excusa para tomarte esa copita de vino, que no sea tu salud. La razón que encuentres será a costa de ella». 

El Wifi no tiene efectos dañinos

Es una radiación de baja energía y de baja intensidad. Está en el rango de la radiación de las ondas de radio. Es decir, que tiene menos energía que la radiación visible, la de la luz y la responsable de los colores de las cosas. Esto implica que esta radiación no es capaz de producir daños que afecten a nuestra salud. Prohibir la tecnología wifi en una escuela es tan absurdo como prohibir la radio.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

10 mitos de la salud que no son lo que parecen