La tasadora advirtió que el ático del afín a la Marea incumplía la normativa

El gobierno pidió que fuese valorado para su uso como vivienda pese a ser una oficina

.

A Coruña / la voz

El ático de la calle Joaquín Martín Martínez que el Ayuntamiento compró a un firmante y organizador de la Marea Atlántica «no cumple la actual normativa urbanística», advertía el informe de la empresa tasadora contratada por el Ayuntamiento. El análisis, firmado por una arquitecta técnica que lo visitó en octubre del 2017, dice que el inmueble, pese a estar «habilitado como vivienda», «se encuentra catastrado como oficina». Explica además que la propiedad «se valora para uso de vivienda por indicación del solicitante [el Ayuntamiento]».

La empresa tasadora calificó de «regular/medio» el estado de conservación del ático y, atendiendo a las circunstancias citadas y a que cuenta con una terraza en su frente, estimó su valor de mercado en 65.490 euros.

Además, el Ayuntamiento hizo otro informe de valoración con técnicos propios. Ese análisis consideró «alto» el nivel de conservación del inmueble, pero lo valoró en 54.536 euros. Finalmente, el gobierno local autorizó la compra del ático, un cuarto sin ascensor de 47,2 metros cuadrados útiles, por 54.575 euros.

Además del ático, el firmante del manifiesto y organizador de la Marea fuera de A Coruña, que ha solicitado que no se revele su identidad para preservar su «intimidade económica», también vendió al Ayuntamiento un tercero en el número 23 de la calle Santander por 91.290 euros.

Las dos propiedades fueron seleccionadas mediante un concurso público abierto por el gobierno local en junio del 2017 con el fin de ampliar el parque de viviendas municipal, que ya cuenta con 403 inmuebles. De las 45 ofertas presentadas se admitieron a trámite 14, el resto fueron descartadas por faltar documentación o tratarse de edificios fuera de ordenación. De esas 14, solo se concretó la compra de 6, entre ellas las dos ya mencionadas del firmante del manifiesto de la Marea, que en la actualidad trabaja como consultor para el gobierno de Ada Colau en Barcelona.

Con la excepción del BNG, que no entró a valorar la cuestión, el PSOE y el PP exigieron explicaciones al alcalde por la «casualidad» de que el Ayuntamiento comprase dos propiedades a una persona vinculada con su partido. Esas exigencias se endurecieron cuando se hizo público que uno de los pisos no es una vivienda, sino un local comercial, tal y como figura en el catastro y en el registro de la propiedad.

En el último pleno, toda la oposición, incluido el BNG, votó a favor de una moción del PP que volvía a requerir explicaciones.

El concejal de Rexeneración Urbana se limitó a citar un acta de la comisión municipal que valoró las viviendas que señalaba que es posible cambiar los usos del ático, pero el PP sostiene que se han podido vulnerar las bases del concurso, que en ningún momento mencionan «oficinas» o «locales comerciales» como objeto de compra, sino que se limitan a «viviendas y edificios».

Este lunes, el gobierno local facilitó a la oposición parte de la documentación del expediente, que nunca se había hecho pública pese a la insistencia de la Marea en la «transparencia» del proceso. 

El informe municipal

Entre los legajos figura el citado informe de la tasadora. También aparece un informe del Servicio de Rehabilitación y Vivienda municipal, que analiza la situación urbanística de los inmuebles que se presentaron al concurso.

Sobre el ático del firmante de la Marea, el informe dice «que la vivienda se encuentra registrada como oficina». Añade que se consultó al servicio de Licencias y es posible cambiar su uso a residencial, aunque la reforma para implantarlo debe «cumplir la normativa vigente en materia de habitabilidad y accesibilidad». 

Urbanismo inicia el cambio de uso del inmueble sin especificar cuánto tendrá que gastar

El 7 de febrero, cinco días después de que La Voz publicase que el ático comprado al firmante de la Marea es una oficina, la dirección de área de Rexeneración Urbana inició los trámites para cambiar el uso del inmueble a vivienda. Para ello, la dirección solicitó un informe a los servicios de Planeamiento y Disciplina para conocer la cualificación del inmueble y el procedimiento a seguir para completar el cambio de uso.

Pero ninguno de los documentos incluye una descripción de las obras necesarias para hacer el cambio, por lo que también se desconoce qué inversión tendrá que hacer el Ayuntamiento. Fuentes conocedoras del inmueble estiman el coste en unos 15.000 euros. El gobierno local, preguntado al respecto en varias ocasiones, no ha contestado. 

La instalación del ascensor

También se desconoce cuánto costará instalar el ascensor. Según uno de los documentos escritos por el ofertante a instancias del Ayuntamiento para explicar el asunto del uso del inmueble, «el cambio de uso piden en Urbanismo tener ascensor, pero ahora ya está aprobado por los vecinos el ponerlo [sic]».

El 6 de febrero, un funcionario de Urbanismo envió a la comunidad de propietarios un correo electrónico que decía: «Perdona, me comentabas que existían tres presupuestos para colocar el ascensor, ¿me podrías facilitar copia de los mismos?». Los vecinos respondieron con una copia del acta de la comunidad del 5 de abril del 2017 en la que se recogen los presupuestos, que están pendientes de actualizarse y oscilan entre los 72.820 y los 78.558 euros.

Votación
23 votos
Comentarios

La tasadora advirtió que el ático del afín a la Marea incumplía la normativa