«Llevamos más de seis inviernos sin poder encender la estufa»

El drama de la pobreza energética se agudiza en los hogares por la ola de frío


redacción / a coruña

«Es más que un lujo, es algo impensable». En eso se ha convertido la calefacción para María, el nombre ficticio de esta vecina de Zalaeta que prefiere permanecer en el anonimato. La ola de alertas por el frío extremo no pasa desapercibida en su casa. El hogar, para ella, no es un refugio. Vive en un piso de alquiler con su compañero y con uno de sus tres hijos. El mayor, de 35 años. Los tres están en el paro y ponen nombre al drama de la pobreza que se cronifica. Viven de la risga que le concedieron a su pareja. 522 euros de los que 300 van para pagar la mensualidad de la vivienda y 160 para un crédito que tienen pendiente. Son usuarios de la Cocina Económica y de Cáritas. «Me acuerdo de la primera vez que recurrí a ellos. Fui con mucha vergüenza, pero me dieron vida y esperanza. Me escucharon», insiste. Las preguntas, añade, son a veces lo que más duele. «Lo más incómodo es cuando siento que me juzgan por mi situación». 

Ni calor ni duchas calientes

En estos días gélidos las estrecheces se agigantan. «¿La última vez que utilicé la estufa? ¡Uf!, creo que llevamos más de seis inviernos sin encenderla. Nos abrigamos más para estar en casa que para salir a la calle. Tengo dos nietos de nueve y cuatro años. Cuando vienen estoy deseando que llegue la hora de que vayan al colegio. Allí no pasarán frío», confiesa. Las bajas temperaturas no son lo único que le congela el ánimo. «Es también no poder encender la campana extractora en la cocina, o pensártelo dos veces antes de poner una lavadora o darte una ducha en agua caliente. Nos privamos de todo y ni así la factura baja de los 85 euros. Todo es eléctrico y el propietario no deja poner las facturas a nuestro nombre. Podríamos ahorrar con las bonificaciones que conceden para casos como el nuestro».

¿Cómo se llega hasta aquí? «Este es uno de esos casos de familias normalizadas que se estancaron en esa bolsa de población en situación crónica de pobreza. Primero vino el desempleo. Después, todo lo demás. Tienes que tener una renta media mínima para permitirte encender la calefacción en invierno. Muchos pisos ni la tienen instalada», dice Pablo Sánchez, trabajador social en la Cocina Económica.

«Llevaba 13 años trabajando en la hostelería cuando me despidieron en el 2013. Voy para los 55. A mi marido le pasa lo mismo. Se las ha ido arreglando como comercial. Es muy duro cuando nos dicen que no damos el perfil. Un círculo vicioso que te reprime como cabeza de familia», se justifica. Su hijo lleva dos años sin enlazar un puesto estable. «Acabas aceptando ofertas por repartir publicidad todo el día por seis euros. Es lo que hay si quieres comer». 

Una media de 25 personas duermen en la calle

La pobreza no se fue con el fin de la recesión. «Las consecuencias de la crisis las estamos viendo ahora. Personas que acumulan años de paro y sin ingresos», apunta desde la Cocina Económica Pablo Sánchez. Aquí, además de disponer de platos en su comedor, también cuentan con un centro de día abarrotado esta semana por los que buscan un lugar cálido donde resguardarse del frío. La conocida como risga es el único ingreso que entra en cientos de casas en la ciudad. «Un hotel nos acaba de hacer una importante donación de mantas. Las repartimos porque hay viviendas en las que no tienen ni estufas», resalta Pablo.

En Padre Rubinos también han tomado medidas excepcionales: «Suspendimos las salidas mientras no suban las temperaturas», asegura Jorge Sampedro, el responsable del refugio que acoge a un centenar de personas. Otras 15 tienen un techo en el que cobijarse en el centro municipal de Abeiro. «O dispositivo de frío inclúe percorridos pola cidade. Proporcionamos alimentos quentes, roupa e alternativas habitacionais», informan desde el concello. Se calcula que entre unas 20 y 30 personas en A Coruña duermen en la calle. Con todo, lo más duro no son las mínimas alcanzadas esta madrugada. Cuando la situación se estabilice y el termómetro recupere valores más suaves, la realidad seguirá siendo la misma para ellos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Comentarios

«Llevamos más de seis inviernos sin poder encender la estufa»