El ático que la Marea compró a un afín para piso social está inscrito como oficina

El Ayuntamiento pagó 54.575 euros por el cuarto sin ascensor que el registro de la propiedad clasifica como local comercial


a Coruña / la voz

El pasado 23 de enero, el Ayuntamiento publicó en el BOP el edicto de compra de seis inmuebles, que la concejalía de Rexeneración Urbana prevé dedicar a viviendas sociales. Uno de ellos, ofertado por un firmante del manifiesto político de la Marea, está registrado como local comercial.

 Los inmuebles habían sido seleccionados mediante un concurso público que arrancó en junio del 2017 con el objetivo de reforzar el parque de vivienda municipal -que suma 403 propiedades- y los ya mencionados usos sociales. Se presentaron 45 ofertas, la mayoría fueron descartadas por estar fuera de ordenación o errores en los documentos. Se admitieron a trámite 14, pero solo se concretaron las seis antes citadas, por las que el Ayuntamiento desembolsó 382.867 euros.

Dos de esas seis nuevas propiedades municipales son un tercero en el número 23 de la calle Santander y un cuarto sin ascensor en el número 10 de Joaquín Martín Martínez. El Ayuntamiento pagó 145.865 euros por ellas, 91.290 por la primera y 54.575 euros por la segunda. El vendedor de ambas viviendas es un firmante del manifiesto político de la Marea Atlántica, el partido que ostenta el gobierno local.

El ofertante, que ha solicitado que no se publique su nombre, fue reconocido de forma pública por la Marea en el 2014, por su colaboración para «organizar a Marea de Fóra, a asemblea das e dos emigrantes da Marea Atlántica». En marzo del 2016, participó en unas jornadas organizadas por la Marea de Pontevedra con presencia de «líderes sociais e representantes das mareas, En Marea e Podemos» con el objetivo de «abordar o novo tempo político». Desde el 2015 trabaja en el Ayuntamiento de Barcelona como consultor en materia de consumo responsable para el gobierno de Ada Colau, una de las principales aliadas de la Marea.

Preguntado por esas circunstancias, el gobierno de A Coruña dijo que «o procedemento para a elección dos inmobles a adquirir seguiu de forma rigorosa as bases do concurso, cuns criterios estritos dirixidos a obter as vivendas que proporcionaran as mellores condicións para o Concello e para as necesidades de ampliar o seu parque de vivenda».

Un local comercial

Pero uno de los inmuebles, el bajocubierta de la calle Joaquín Martín Martínez, no es una vivienda, sino un local comercial.

En el catastro, el ático está inscrito con el uso principal de «oficinas». En el registro de la propiedad figura como «destinado a local comercial». Ninguno de los dos organismos señala que se trate de una vivienda, aunque la documentación está actualizada y ambas instituciones recogen que se han iniciado los trámites para que el inmueble pase a ser propiedad del Ayuntamiento.

Según la página web municipal de Urbanismo, el cambio de uso de local a vivienda requiere pagar la tasa correspondiente y el impuesto de obras (un 4 % del presupuesto total), además se necesita presentar el proyecto de la obra a realizar o, en caso de que no se vaya a hacer reforma, la certificación de un arquitecto y una copia de la licencia de transformación ya operada.

Según una fuente conocedora del inmueble, el Ayuntamiento ya emitió un informe acerca de las obras necesarias para la conversión del ático en vivienda, que incluirían la ampliación del cuarto de baño y otras reformas menores que, según la misma fuente, podrían superar los 15.000 euros.

El miércoles a las 10.15, este periódico se puso en contacto con el gobierno local para preguntar si está previsto desarrollar la reforma del inmueble, cuando finalizaría si es así, cuánto costaría y qué criterios se utilizaron para decidir comprarlo para vivienda cuando no está inscrito con ese uso en el registro y el catastro. Al cierre de esta edición, el gobierno local no había contestado.

Cabe señalar que las bases del concurso de adquisición de inmuebles para uso social se habla de «viviendas y edificios», en ningún momento se mencionan «oficinas» o «locales comerciales» como posible compra, ni siquiera para su posterior transformación en vivienda. En el apartado de condiciones y características técnicas de los inmuebles que podrían presentarse se refieren a «pisos y viviendas unifamiliares», tampoco se citan posibles locales comerciales u oficinas.

Una de las cláusulas del apartado de características técnicas señala que «las viviendas no podrán estar incursas en ningún supuesto de infracción urbanística no legalizable [como podría serlo que fuesen alquiladas como vivienda sin que estuviesen registradas como tal], ni en situación de fuera de ordenación total»

Después de que se supiese que el Ayuntamiento había comprado dos viviendas a un firmante del manifiesto de la Marea, PP y PSOE exigieron explicaciones al gobierno local, que ha guardado silencio. La portavoz de los populares, Rosa Gallego ironizó con la «casualidad» de que el Ayuntamiento compre seis pisos y dos sean a un afín al partido cuando hay 20.000 vacíos en la ciudad.

Avanza el trámite para derribar 16 estructuras en ruina

La concejalía de Rexeneración Urbana está avanzando en los trámites para derribar 16 estructuras abandonadas de edificios, que provocan molestias a los vecinos. En diez casos ya se emitió la declaración de caducidad de licencia, de las que nueve ya son firmes. En dos de ellas se ha incoado además el trámite de reposición de la legalidad. De las restantes, cinco están pendientes de que se inicie el procedimiento de caducidad y el último ya está en trámite.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
35 votos
Comentarios

El ático que la Marea compró a un afín para piso social está inscrito como oficina