«Yo no le abriría la cueva de Altamira ni a Brad Pitt»

La socióloga coruñesa fue elegida para analizar el impacto social y económico de la cueva, patrimonio de la humanidad

.Eva Parga Dans, investigadora de la Facultade de Socioloxía de la udc
Eva Parga Dans, investigadora de la Facultade de Socioloxía de la udc

A Coruña / la voz

Esta chica es imparable. Cuando le preguntas por su investigación sobre la cueva de Altamira, ya está metida de lleno en otro proyecto para poner en valor el sector vitivinícola de Galicia. Eva Parga Dans (A Coruña, 1982) es una de las pocas sociólogas especialistas en patrimonio que hay en este país; de ahí que el CSIC la fichase para saber si hay que reabrir la cueva o no. Sempiterno debate.

-¿Qué hace una socióloga coruñesa investigando en Altamira?

-Porque, por primera vez, los antropólogos y sociólogos se han incorporado al debate sobre si hay que reabrir o no la cueva.

-¿A qué conclusión ha llegado?

-La población, en general, entiende que Altamira debe estar cerrada para conservarla para futuras generaciones.

-¿Prefieren conservarla a abrirla?

-Sí, porque entienden que es un bien a preservar.

-¿La experiencia de visitar la neocueva [una reproducción casi exacta] colma sus expectativas?

-Hay un nivel alto de satisfacción. Así que sí, la neocueva funciona perfectamente.

-Usted estuvo yendo a Altamira durante dos años para realizar este estudio. ¿Tuvo la suerte de entrar en la cueva real?

-Yo no tuve la oportunidad de entrar en la cueva; pero mi compañera antropóloga sí que pudo.

-¿Le emocionó igual?

-La neocueva es muy interesante. Dentro, uno puede hacerse una idea de lo que sería la sala de polícromos. Aun así, creo que es más importante realizar un mayor trabajo museológico y de comunicación social para que se entienda realmente qué es y qué significa Altamira.

-En la torre de Hércules sí se puede entrar.

-Ya, pero ¿sabemos qué significa la Torre y por qué es importante? A mí me interesa más eso que poder acceder.

-Le otorga mayor importancia a que entendamos el significado o el valor de ese lugar.

-Sí. La Torre tuvo un significado en un momento concreto de la Historia, pero ¿es ahora importante para los coruñeses?

-¡Yo creo que sí!

-¿Usted cree que sí? No lo sé. Yo, por ejemplo, no veo que demasiados coruñeses se acerquen a la Torre. Creo que es más un lugar al que van muchos turistas cuando visitan A Coruña. Sí creo que está en su identitario colectivo, pero los coruñeses no van a la torre de Hércules. ¡Los coruñeses van a Marineda City!

-¿Altamira es algo así para los cántabros?

-Altamira es un lugar al que va mucha más gente, lo que redunda en un mayor impacto económico en la zona. Tenga en cuenta que el 60 % de los visitantes no es que vayan a Santillana del Mar porque sí: van a ver Altamira. Yo me pregunto cuántos turistas vienen a A Coruña simplemente a ver la torre de Hércules.

-¿Cree que la Torre no es un reclamo en sí misma?

-Creo que no. Creo que los turistas vienen a A Coruña y, de paso, van a ver la torre de Hércules. En cambio, los visitantes de Altamira van a ver la neocueva y, de paso, visitan Cantabria.

-¿La conservación de las pinturas es compatible con un aumento de las visitas?

-Nuestro estudio concluye que eso no tendría un impacto económico significativo en la región de Cantabria, pero sí habría que desestacionalizar el número de visitas. Hay una enorme afluencia en los meses de julio y agosto, y a veces, se genera un descontento por las largas colas que se forman en verano.

-¿Usted le abriría la cueva a Barack Obama o a Brad Pitt, como se ha propuesto, para obtener un mayor retorno?

-No. Ni a Brad Pitt. Me parece la cultura del pelotazo. Si le abres la cueva a Brad Pitt, al final del día van a querer ir 200.000 personas y se va a colapsar. En vez de eso, debemos pensar en estrategias para que esas 200.000 personas vayan de manera escalonada y, de paso, disfruten del paisaje y de la gastronomía de la zona. Que salgan contentos, recomienden la visita y que ese lugar, gracias a una gestión con cabeza, suponga un mayor retorno económico.

«Investigar no es fácil. Son años de solicitar proyectos y presentarse a convocatorias»

No le falta trabajo a la socióloga coruñesa Eva Parga Dans, pero a costa de mucho esfuerzo. Tras haber tenido que emigrar, como tantos investigadores, ahora dispone de una beca posdoctoral de la Xunta.

-Antes te decían: «No estudies Sociología, que te vas al paro». Ahora la situación ha cambiado y su caso es un buen ejemplo.

-Sí, pero aun así no es fácil. El contexto de la investigación es muy complicado. Lo que hay detrás es un trabajo de muchos años de estar solicitando proyectos de investigación, presentándome a convocatorias, etcétera, etcétera.

-Y habrá tenido que emigrar, también.

-Pues sí, claro. Yo me tuve que ir fuera para poder regresar. Estuve dos años en Latinoamérica; luego me salió una plaza de científica titular en Antioquía; y también permanecí durante un tiempo en Ecuador.

- Pero, al menos, pudo volver.

-Sí, pude regresar en un contexto de convocatorias posdoctorales de la Xunta, que es con lo que estoy trabajando ahora, vinculada a la Universidade da Coruña durante tres años. Estoy en el segundo año.

-¿Y después?

-Pues me tocará volver a concursar otra vez. Ya ve, no es un camino fácil.

-¿Ahora dónde está?

-En Lisboa, con una estancia de investigación. Intento comprender las similitudes entre el patrimonio vitivinícola portugués y el gallego y cómo evolucionan estos dos territorios.

-¿Ha pasado ahí la Navidad?

-No, la pasé en la isla canaria de La Palma, haciendo un trabajo de campo con la viticultura de la zona. En mis vacaciones también aprovecho para intentar investigar otros contextos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Yo no le abriría la cueva de Altamira ni a Brad Pitt»