A Coruña es la única ciudad gallega donde los ingresos de las familias descienden

Uno de cada tres hogares vive de prestaciones públicas, a la par de Ourense y solo por debajo del 43 % de Ferrol


a CORUÑA / LA VOZ

Muy dependientes de las prestaciones públicas, muy por debajo del nivel de ingresos que ostentaban el año inmediatamente anterior a la crisis y más envejecidas. Son tres de los rasgos más sobresalientes de la situación en que se encuentran las 105.000 familias de A Coruña, según la Enquisa Estrutural a Fogares publicada a finales de año por el Instituto Galego de Estatística (IGE). El estudio, elaborado anualmente desde el 2007, ahonda en la composición de las familias, sus ingresos, gastos, capacidad de ahorro y otros factores que en conjunto trazan la foto fija de los hogares de la ciudad.

Ingresos

Más bajos y subsidiados. En el 2016, el año en que se realizó la encuesta recién publicada, las familias ingresaron por término medio 2.154 euros al mes, frente a los 2.377 que percibían diez años antes. Esta pérdida no es exclusiva de A Coruña, pero en ninguna otra capital gallega es tan abultada. Con la salvedad de Lugo, que ha conseguido recuperar el nivel de ingresos anterior a la recesión, el resto de las áreas urbanas evolucionan en la dirección correcta y cada año suben un peldaño. Solo A Coruña baja de escalón: en el 2015 las familias recibieron 75 euros más que un año después. Los ingresos por persona (940 euros) también descienden respecto al ejercicio anterior, pero aun así superan la cifra del 2007, aunque sea por una diferencia de 3 euros, la más baja de las siete ciudades. En dos de cada tres casas entran menos de 2.500 euros al mes, y una de cada cinco (en Santiago, casi el 30 % del total) ingresan más de 3.000 euros.

 El envejecimiento de la población y el paro explican el ascenso galopante de las familias que dependen de prestaciones públicas, por desempleo, pensiones u otras ayudas. Eran el 22 % en el 2006 y diez años después superan el 32 % (las terceras más subsidiadas de Galicia después de las de Ferrol y Ourense). Esos diez puntos son los mismos que han perdido los hogares sostenidos por trabajadores por cuenta ajena, que ahora son el 53 % del total. Otro 9 % depende de autónomos y el 4 % restante son rentistas (la más alta de Galicia).

Gastos

Menos ahorradores. La pérdida de ingresos de las familias en el 2016 respecto al año anterior va acompañado de un descenso en los hogares con capacidad para ahorrar, al menos en la bolsa dedicada a la alimentación, los arreglos domésticos, pintura, muebles y demás. Solo el 21 % -diez puntos menos que un año antes- reservan una cantidad procedente de esa partida de gasto, frente al 39 % de hogares que pueden guardar algo en Santiago, el 34 % de Pontevedra, y en el otro extremo, el 11 % de familias ahorradoras. Esta realidad convive con el ahorro medio mensual más alto desde el inicio de la encuesta, 73 euros, casi veinte más que un año antes.

  

Primeras de Galicia en alquileres. Una de cuatro familias viven de alquiler en A Coruña, algo más del 26 %, que es casi el doble que en Ferrol, Pontevedra o Lugo, y rebasa con mucho la ciudad que más se le aproxima, Vigo, con un 18 %. En ninguna de ellas aumentaron tanto los hogares en alquiler como en A Coruña durante los últimos diez años. Y tampoco en ninguna subieron tanto los precios de los alquileres como aquí: de 316 euros que se pagaban en el 2007 a los 349 del 2016. En cuanto a las hipotecas, el 21 % de las familias afronta cada mes una letra con el banco. En lo más alto de la burbuja inmobiliaria, en el 2009, eran el 27 % y pagaban una media mensual de 508 euros. En el 2016 las cuotas eran de 434 euros y solo por las viviendas de Santiago se pagaba más.

  

Estructura familiar

Los más solos. De cada cien familias coruñesas, 28 (30.000, en términos absolutos) están formadas por una persona. En ninguna otra ciudad gallega hay tanta gente sola en relación con el conjunto de los hogares. La primera causa es el envejecimiento, pero en la ciudad aparecen otros factores decisivos. La media de edad, de 57,9 años, es la más baja de las capitales, por lo que el número de personas jóvenes que viven solas es aquí bastante mayor que en Ferrol, donde la media de los hogares unipersonales es de 63 años, o en Santiago y Vigo, donde superan los 61. Por otro lado, en el período 2007-2016 la edad media de las personas que viven solas aumenta o presenta oscilaciones muy ligeras en todas las ciudades, salvo en A Coruña, donde ha descendido en cuatro años.

 Otro indicador relevante para medir el envejecimiento de las familias recoge el porcentaje de hogares con algún miembro mayor de 65 años, que en A Coruña se encuentra entre los más bajos de la comunidad: casi en proporción idéntica a hace diez años, el 63 %, frente al 36 % que tienen a una persona (23 %) o más de una (13 %) mayor de esa edad.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

A Coruña es la única ciudad gallega donde los ingresos de las familias descienden