«Gorda, te prohíbo que te maquilles y que lleves el pelo suelto»

Condenan a un hombre por insultar y amenzar de muerte a su expareja

.

a coruña / la voz

Juan Carlos L. L. dirigía a su expareja los peores insultos. La llamaba «gorda» o «prostituta» a todas horas, cuando no le decía que su familia no la quería y que era una mala hija. Todo, según dice la sentencia, «para menospreciarla y alterar su tranquilidad». También la amenazó de muerte varias veces. Hasta que ella, el 14 de junio del 2016, decidió denunciarlo. El hombre fue juzgado por ello y, hace un mes, condenado a 32 días de trabajos para la comunidad por ser autor de un delito de amenazas leves, y a un año y nueve meses de prisión por malos tratos psíquicos y físicos. Además, deberá indemnizar a su expareja con 500 euros por daños morales.

Juan Carlos, de 36 años, y la víctima habían roto en el 2011 tras una década juntos. Pero el ahora condenado continuó residiendo en el piso de la mujer. Esta le permitió ocupar una habitación de la casa que tenía en propiedad porque el maltratador no tenía a dónde ir. Lejos de agradecérselo, la sometió a todo tipo de humillaciones.

Según la sentencia del Juzgado de lo Penal número 6, el maltrato comenzó en el 2016, en el piso en el que convivían, junto a una amiga de la víctima, en el Agra do Orzán. En aquellas fechas «le decía que era una prostituta, que nadie en su familia la quería, que era una mala hija, que estaba loca, que todo el mundo sabía que se acostaba con extranjeros». También «le prohibía ponerse tangas, maquillarse o llevar el pelo suelto». Ya no la llamaba por su nombre. Se dirigía a ella como «gorda».

En diciembre del 2016, continúa la sentencia, la víctima le pidió que se fuera de casa. Él se negó. No solo eso, también comenzó a amenazarla de muerte. Para amedrentarla, le decía: «No voy a ser yo quien te haga daño, pero voy a conseguir a alguien que te lo haga. Si te atreves a echarme de casa te voy a clavar un cuchillo».

La expareja no pudo más y lo denunció. Al enterarse aquel, se dirigió a la amiga que compartía el piso con ambos para anunciarle que «iba a pillar» a la víctima en carnavales y «que se iba a enterar, que iba a ponerse una careta para que nadie lo reconociese y la iba a desgraciar», concluye la sentencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
47 votos
Comentarios

«Gorda, te prohíbo que te maquilles y que lleves el pelo suelto»