Los cambios de regalos animan unas rebajas de enero «diluidas»

El adelanto de los descuentos en muchos locales y el mal tiempo disminuyeron la afluencia de público. El efecto Inditex propició casi las únicas colas de la jornada


a coruña / la voz

Aunque en el calendario el primer día de venta al público tras los Reyes Magos marca el inicio de las tradicionales rebajas de enero, las imágenes de una marabunta esperando desde bien temprano a que se abrieran las puertas parecen cosa del pasado. El hecho de que muchos establecimientos luzcan los vistosos carteles de descuentos desde hace ya días -tal y como permite una legislación que liberó las fechas para las ofertas- diluyó el hasta hace poco arranque oficial de la campaña de rebajas. Salvo contadas excepciones, como es el caso del Zara de Marineda City, donde alrededor de medio centenar de personas hicieron cola desde antes de que se levantasen las rejas para ser los primeros en entrar y dar con los mejores precios en una cadena que esperó a la fecha tradicional para estrenar las etiquetas rebajadas. No les importó ni que fuese domingo, ni el frío, ni tener que madrugar para iniciar de buena hora la ruta tras las mejores oportunidades a los precios más bajos.

Aunque sin desbordar aforos, a lo largo de la mañana se notó afluencia de público sobre todo en las superficies comerciales y en zonas como la de la plaza de Lugo, con colas para probar y pagar en los locales de mayor tirón. En casi todos los casos, la mayoría de los clientes accedían ya con bolsas y paquetes en la mano, ya que buena parte del público acudió a realizar cambios de los regalos de Reyes recibidos la víspera.

Fue el caso de Olga Blanco, quien a mediodía opinaba que «hay buenas rebajas pero poca talla», y valoró que «sobre todo en prendas de valor, como abrigos, merece la pena, puedes comprar con descuentos del 50 % o más».

María Vázquez fue otra de las que ayer acudió a las rebajas a «cambiar regalos de Reis, dos nenos e da familia, que non lle gustaban ou preferían outra cousa». Eso la llevó a empezar el recomido en el centro de la Grela, pasar por Cuatro Caminos «e aínda nos queda o centro: acabaremos alá polas cinco da tarde -bromeaba a la hora de comer- e porque xa non aguantaremos máis».

«Desde el famoso viernes negro hay descuentos por todos lados y cualquier día»

Aunque con momentos puntuales de cierta densidad en zonas como la Grela, el entorno de la plaza de Lugo, las inmediaciones de Cuatro Caminos o Alfonso Molina, junto a Carrefour y Espacio Coruña, en general el tráfico no se resintió ayer en exceso por la apertura dominical del comercio en rebajas, según señaló la Policía Local. Bien es cierto que, precisamente por tratarse de domingo, no circulaban muchos de los vehículos que lo hacen habitualmente a diario en jornada laboral.

La apertura por zonas fue desigual y el pequeño comercio levantó sus rejas sobre todo en aquellos lugares situados en el entorno de las áreas comerciales, aunque no de forma generalizada. «Las rebajas ahora son cosa de Inditex y El Corte Inglés», enfatizó Adolfo López, presidente de la Unión de Comercio Coruñesa, quien subrayó el escaso impacto que tienen en la actualidad las campañas de descuentos para las tiendas de proximidad. Aunque «por lo menos hoy parece que hay gente en la calle, desde el famoso viernes negro hay rebajas por todos lados y en cualquier momento», lamentó. Además de asegurar que «la campaña navideña no fue buena ni para el comercio, ni para la hostelería» por fenómenos como el citado black friday, el representante de unos 3.000 locales distribuidos por toda la ciudad aprovechó para censurar «la liberalización de las fechas de descuentos, a los pequeños nos hace mucho daño, seguimos diciendo que habría que fijar una época de rebajas, porque de esta forma solo se favorece a las grandes superficies».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los cambios de regalos animan unas rebajas de enero «diluidas»