Castellanos Rodrigo: «El ictus es evitable, tratable y recuperable»

La jefa de Neurología del Chuac dice que un 80 % desaparecería con control


A Coruña / la voz

El lleno que suscitó ayer en Abanca la charla de la jefa de Neurología del Chuac, María del Mar Castellanos Rodrigo, para dar a conocer lo que hay que saber del ictus, demuestra que existe preocupación por una patología que es ya la primera causa de mortalidad entre las mujeres y la segunda entre los hombres. «Se produce una muerte cada tres minutos a causa del ictus y es la primera causa de discapacidad en el adulto», apuntó para remarcar la importancia y explicó que el futuro tampoco es halagüeño porque, si bien se da una reducción de la mortalidad, las previsiones son que en el 2025 un total de 1,2 millones de españoles habrán sobrevivido a un ictus, pero 500.000 sufrirán algún tipo de discapacidad asociada a esta enfermedad. Pese a ello, esta especialista reconoció que esta patología es su «pasión» dentro de la especialidad y la consideró como «muy frecuente y sigue siendo muy desconocida». El hecho de que solo el 30 % de los ictus estén provocados por una hemorragia y el 85 % estén asociados a la oclusión de una arteria hace que los médicos insistan en las medidas de prevención.

«El ictus es evitable, tratable y recuperable», remarcó Castellanos Rodrigo, en la nueva Charla Saludable, dentro del ciclo que organiza La Voz de Galicia con la gerencia del área sanitaria de A Coruña. La jefa de Neurología del Chuac indicó que hasta en un 80 % se podrían evitar con control o modificación de elementos que suponen un riesgo, entre los que citó, en primer lugar, la hipertensión, la fibrilación auricular (una arritmia cardíaca), el tabaquismo, la estenosis de la carótida (un estrechamiento) o tener alto el nivel de colesterol.

En una intervención que suscitó numerosas preguntas por parte del público, Castellanos Rodrigo recomendó, como prevención, un estilo de vida saludable, que, dijo, pasa por evitar el sedentarismo, puntualizando que «el ejercicio que mayor prevención cardiovascular ofrecer es caminar»; una dieta sana, cuestionando el abandono que se está produciendo de la dieta mediterránea; evitar la obesidad, el abandono del tabaquismo y el consumo moderado de alcohol. «Si se cumplen las recomendaciones de estilo se vida se reduce el riesgo en un 70 %», comentó esta especialista, reconociendo que existen factores que no son modificables, entre los que nombró la carga genética o la edad.

A los seis meses la adherencia al tratamiento y a los hábitos de vida saludables no llega al 50 %

La jefa de Neurología del Chuac citó, entre las pautas para detectar el ictus, la pérdida de fuerza o sensibilidad en la cara, en un brazo o en una pierna; de sensibilidad en un lado del cuerpo, de la visión de un ojo, la dificultad para hablar o para entender, y un dolor de cabeza incapacitante. Los explicó porque para «la eficacia del tratamiento es determinante el tiempo en el que se haga» y por ello insistió en la importancia de que el paciente llegue cuanto antes al hospital. «El tiempo tiene que ser considerado como una arma terapéutica en la fase aguda del ictus isquémico», puntualizó.

Esta especialista apuntó que hay tratamientos que se circunscriben, con contadas excepciones, a las cuatro horas y media después del episodio. En este sentido, remarcó que, en ese período, lo que se busca son administrar terapias farmacológicas para abrir las arterias y, si no funciona, se optaría por abordar un tratamiento endovascular.

Tan importante como estas medidas, indicó, es intentar que no se repita el ictus, una cuestión que no se logra, remarcó, porque «la tasa de adherencia al tratamiento es baja». «A los seis meses, un 50 % de pacientes abandonan el tratamiento y los hábitos de vida saludables», comentó Castellanos Rodrigo.

Sin embargo, en el horizonte no todo es negro. Esta especialista avanzó que, de cara al futuro, se espera que haya avances con fármacos de administración en opciones terapéuticas más amplias, para evitar efectos secundarios asociados a la reperfusión (restauración del suministro sanguíneo), además del desarrollo de terapias en hemorragia intracraneal intraparenquimatosa, nuevos fármacos fibrinolíticos de administración más sencilla, nuevos neuroprotectores y terapias neurorreparadoras.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Castellanos Rodrigo: «El ictus es evitable, tratable y recuperable»