Desalojan un piso patera que vertía aguas fecales a la ronda de Nelle

Los vecinos aseguran que en el edificio, de tres plantas, «llegaron a vivir 50 personas»


A Coruña / La Voz

Han sido muchos meses de llamadas a la policía y quejas por el incivismo y el mal olor procedente del número 55 de la ronda de Nelle. Los vecinos al fin pueden respirar tranquilos, y nunca mejor dicho. Durante las últimas semanas, los residentes en ese antiguo «y ruinoso» inmueble, de tres plantas, vertían en la propia vía aguas fecales. Lo hacían a través de un agujero que «hicieron bajo la puerta» y que ahora permanece tapado con piedras.

Tras la denuncia de la farmacia que hay al lado, la policía consiguió localizar al propietario del inmueble. Él había alquilado la vivienda a una persona y ante la situación descrita por los agentes, decidió romper el contrato y desalojar el edificio. «Dice que no sabía nada de lo que pasaba ahí dentro, pero es imposible con la de molestias que daban», afirma una vecina.

Quienes viven en la zona afirman que en el edificio, de tres viviendas de no más de 100 metros cuadrados cada una, llegaron a vivir «hasta 50 personas». «Entraban y salían todo el día. Tenían las furgonetas aparcadas aquí al lado y creo que iban a la chatarra, porque a veces traían electrodomésticos», dice un vecino. «Había decenas de personas, y por lo menos una decena de niños viviendo ahí. Creo que el dueño se lo alquiló a una persona y esta estaba subarrendando la casa por zonas», denuncia otra residente en la ronda de Nelle, que alerta de los problemas de salud que podrían haber sufrido los pequeños: «La casa está totalmente en ruinas y no la han cuidado nada. Tenían acumulada la basura dentro y olía desde la calle. Además, también solían tirarla por la ventana».

El inmueble, que a simple vista se encuentra en mal estado de conservación, no ha sido reformado en décadas. Se aprecian también desde el exterior los diferentes intentos de pintar el edificio, ya que su bajo es azul en distintos tonos y en el último piso el color de la fachada es rojo. «Es una vergüenza. No sé cómo podían estar viviendo ahí. Espero que lo cierren», dice una vecina.

Sin duda, el episodio más grave fue el vivido durante las últimas semanas. «Ellos no tenían agua. Iban a diario al parque de Santa Margarita para abastecerse. Para poder echar lo que hacían en el baño, abrieron un agujero bajo la puerta. Salían las aguas fecales directas a la ronda», denuncia una vecina.

Tras estos hechos y la denuncia de la farmacia, esta semana las personas que vivían en el edificio han recogido sus cosas. Ayer ya se había cambiado la cerradura de la entrada principal.

«Creíamos que era una casa okupa hasta que la policía dio con el dueño»

Antes de que el vertido de fecales a la calle fuese la gota que colmó el vaso para los vecinos, ya durante meses denunciaron el estado de la vivienda y la acumulación de basura. De hecho, un residente comenta que pensaba que la casa estaba abandonada y habían entrado tras forzar la puerta. «Creíamos que era una casa okupa hasta que la policía dio con el dueño y nos dijeron que se irían», señala. Además de las numerosas personas que entraban y salían del ruinoso inmueble, el principal problema que apreciaban los vecinos era de insalubridad. «Tiraban las bolsas de basura por el patio. Quedaban en una zona privada que tienen detrás durante meses y ni se molestaban en recogerlas. Por allí jugaban los niños, entre restos y mal olor», afirma este residente en la zona.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos
Comentarios

Desalojan un piso patera que vertía aguas fecales a la ronda de Nelle