«Solo nos harán caso si hay muertes»

Vecinos de Perillo lamentan los fallos en el semáforo del cruce del Sol y Mar, además de alertar de las posibles retenciones cuando se desvíe el tráfico de la avenida del Che


Oleiros / La Voz

«Los coches no paraban pese a que veían a los peatones. En un momento que pasé por allí, tuve que parar, bajar del vehículo y hacer gestos a los conductores para que dejasen pasar a la gente». Es el relato de Ignacio López, vecino de la avenida das Mariñas, en Perillo. El viernes, el único semáforo que permite cruzar de «Perillo Sur a Perillo Norte» -dicen los residentes en la zona, en tono irónico- se estropeó durante más de tres horas, manteniendo «aislados» a los residentes de ambos polos. Es el último episodio relacionado con el polémico cruce del Sol y Mar. La única solución que ven factible los vecinos es el soterramiento, pero, al menos, no se hará realidad hasta dentro de un año.

«Sabemos como actúan siempre desde arriba. Hasta que no haya un accidente, aquí no se actuará», señala Héctor Sánchez, miembro de la Plataforma pola Humanización da avenida das Mariñas. Todavía se desconocen los motivos por los que el semáforo falló, pero es algo que ocurre «todos los años». «El invierno pasado llegamos a estar un fin de semana sin semáforo. Parece que solo nos harán caso cuando haya muertos», lamenta Ignacio López. Tras el restablecimiento del servicio, las quejas por este punto han vuelto a recrudecerse.

«Perillo es un pueblo, no una nacional. No podemos pretender solucionar todo a base de pasarelas», lamenta Belén Díaz, vecina y hostelera, sobre el proyecto de construcción de dos pasos elevados. «Además, estarán en la zona del polígono, lejos de este cruce», apunta Ignacio. Por el momento, es la única solución a la que se pueden acoger, pero si el semáforo volviese a fallar, las alternativas están en el puente de A Pasaxe o en O Graxal, puntos que distan más de 500 metros del cruce del Sol y Mar. «Muchos comercios de la zona duran, como mucho, un año. No puedes trabajar en una zona que permanece aislada del resto», señala Ignacio López.

Futuro muy pesimista

«Si compruebas los datos de tráfico de la M30 madrileña te sale que al día pasan por ella 400.000 vehículos. Por Perillo pasan 80.000. Somos la carretera de mayor densidad de tráfico de Galicia», se aventura a afirmar Ignacio López, que es el presidente de la Plataforma y desde la ventana de su casa ha asistido a los recientes cambios en el cruce de Sol y Mar. «En lugar de hacer un Perillo del siglo XXI estamos retrocediendo a los años 50», lamenta.

El intento fallido de colocar en la zona una rotonda ha supuesto, según los vecinos, «un nuevo retroceso». Al menos, este año no se esperan novedades y el desvío a la izquierda desde A Coruña permanecerá cortado. «Si no se hace el soterrado es porque no hay voluntad política, ya que el proyecto tiene un beneficio social», señala Héctor Sánchez. «Solo pedimos a la gente que se imagine la cantidad de coches que pasan por aquí en los Cantones. Sería inviable», dice Ignacio López.

La odisea para hacer la compra

Belén Díaz tiene que utilizar el coche para hacer la compra. Su primera opción es ir al Mercadona, «que está a 500 metros». «Si cojo el coche en casa y aparco en el supermercado, para volver a mi casa tengo que cambiar de sentido en O Graxal y luego ir hasta el puente de A Pasaxe para volver a venir. No tiene ningún sentido», lamenta. Para los vecinos, la única opción pasa por el soterramiento y la creación de una rotonda en superficie.

«Prefiero ir hasta Santa Cristina que esperar 40 minutos por el autobús»

¿Qué pasará una vez se consiga -si se consuma- el soterramiento del cruce? ¿Cuál sería el siguiente paso? Los vecinos lo tienen claro: «Soterramiento y mejora del transporte metropolitano son nuestras prioridades». Explica Belén Díaz que «a veces hay que esperar hasta 40 minutos para que pase el bus». «Prefiero ir andando hasta Santa Cristina, donde tienes más frecuencias, que esperar», protesta. Por otro lado, Ignacio López considera que debería haber una reformulación de las líneas para que conecten de manera eficaz los concellos del área coruñesa. «Entre Perillo y Arteixo hay 7 kilómetros y, aún así, tienes que recorrer el doble de distancia porque hay que pasar por A Coruña», lamenta. También esperan más protección entre la carretera y las aceras.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

«Solo nos harán caso si hay muertes»