«Solo pedimos ser independientes»

Personas sordas o ciegas se ven afectadas a diario por obstáculos «que son evitables»

REPORTAJE SOBRE LA ACESEBILIDAD. Felipe Cotelo
REPORTAJE SOBRE LA ACESEBILIDAD. Felipe Cotelo

A Coruña / La Voz

Son muchas las personas que ven limitadas a diario sus posibilidades. En la mayoría de casos, los obstáculos son solventables, pero no hay atisbos de mejora de aquí al 4 de diciembre, cuando vence el plazo para que se cumpla la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad.

Baldomero Cedeira, Mero para los amigos, es un vecino de Arteixo que dejó de oír «da noite á mañá». La única solución para que recuperase la audición fue mediante cirugía. Se le colocó un implante coclear y desde hace año y medio ha recuperado un pequeño porcentaje de oído. «Oio a través do microchip, que está no óso. Fixeron falta moitas sesións de logopedia e días de estudo», señala. «Non todos se adaptan ben», afirma Ana Isabel Rodríguez, técnica de empleo de la Asociación Coruñesa de Promoción del Sordo (Acopros), que también sufre pérdida de audición.

Pese a que Mero puede interpretar los sonidos, a diario se encuentra con dificultades añadidas a su falta de audición. «Os problemas veñen cando prendo a tele. Nalgunha canle pública non teñen subtítulos. Non hai ou non funcionan», lamenta. «É algo que precisan todos, tanto os implantados coma Mero ou os xordos de nacemento», señala Ana Isabel Rodríguez. Además, en el caso de Mero, «subir o volume non significa necesariamente que escoites mellor».

El conjunto de los sonidos digitalizados produce molestias e impide a personas con implantes como Mero entender con claridad los mensajes. «É algo que pasa moito nos bancos ou nos caixeiros onde tes que falar coa persoa a través dun interfono», señala Ana Isabel Rodríguez. Para contrarrestar esas molestias, es fundamental el apoyo labial.

«En A Coruña solo hay una sala de cine adaptada para personas con implantes», señala María Jesús Ruiz, presidenta de Acopros. Está en Los Cantones Village y es el único espacio que cuenta con un sistema de bucle magnético -como el que se muestra en la imagen-, que impide las distorsiones de frecuencias y permite una mayor calidad auditiva. Ni teatros ni auditorios de la ciudad cuentan con estos aparatos o, por lo menos, no lo anuncian.

Pese a todo, Mero sigue disfrutando -en ocasiones, a duras penas- de una de sus aficiones favoritas: las verbenas. «A miña muller dime: ‘Para que vas se non oes? E dígolle que depende do nivel da orquestra».

Donde sí ha habido avances es en los avisos sonoros de los semáforos. «Creo que se ha mejorado y es más fácil moverse por la ciudad. Se han rebajado las aceras y hay muchos semáforos adaptados», afirma Felipe Cotelo, un panadero que fue diagnosticado hace nueve años de una enfermedad degenerativa de la retina que también padecen su madre y su hermano.

Poco a poco, fue perdiendo la visión hasta no poder ver nada. «No te lo crees hasta que sucede», señala. Ahora tiene que hacer frente a las dificultades propias de su caso. «Nunca puedes ir tranquilo por la calle. En A Coruña hay muchas terrazas y carteles de locales. No te enteras hasta que golpeas la mesa», cuenta. En su caso, valora mucho «la educación de la gente» y cree que hay personas «incívicas».

En cuanto al transporte, Felipe Cotelo sostiene que «el bus urbano está muy bien adaptado». No así el interurbano: «No se avisa de las paradas. Tengo que sentarme cerca del conductor o depender de la gente para saber dónde bajarme». Por otro lado, páginas web como la de Renfe también causan molestias a Cotelo: «Sin embargo, la de Abanca está muy bien, y también su aplicación». Los edificios públicos también le acarrean dificultades: «En la Seguridad Social tengo que pedir que me digan qué número tengo y contar los pitidos para saber cuándo me toca».

Cotelo es pesimista sobre el cumplimiento de la ley: «No veo que se espabilen. Solo pedimos ser independientes. Que haya una accesibilidad universal y que todo valga para todos».

El entorno de los teatros contará con más plazas de aparcamiento adaptadas

El Ayuntamiento coruñés afirma que está abordando la mejora de la accesibilidad en la ciudad «desde un punto de vista transversal». En los próximos meses se llevarán a cabo y se anunciarán diferentes medidas al respecto, tal y como ha confirmado el ejecutivo local.

Una de las más demandadas por los colectivos coruñeses es el aumento de plazas para personas con movilidad reducida en el centro de la ciudad. El gobierno local ha confirmado que se ampliará el número de espacios en el entorno de los teatros. También destaca María Pita el trabajo llevado a cabo en las aceras en las últimas actuaciones, «incrementando o espazo para o peón e facendo estes lugares accesibles».

El Ayuntamiento canaliza las demandas de las asociaciones del ámbito de la diversidad a través del grupo Accesibilidade Coruña, que se reúne una vez al año, aunque las entidades pueden comunicarse con el gobierno local el resto del tiempo. De hecho, el Consorcio de Turismo editó este verano la guía A Coruña accesible, con la colaboración de grupos como Grumico.

María Pita también destaca el cumplimiento del reglamento para las terrazas del centro y la consecución de una flota de autobuses urbanos totalmente adaptada. Por otro lado, también anuncia que se instalarán nuevas escaleras mecánicas en puntos estratégicos de la ciudad, que serán aptas para sillas de ruedas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«Solo pedimos ser independientes»