El PSOE exige a la Marea que destine la mitad del superávit a pagar deuda

García plantea esa condición para respaldar un cambio en las cuentas. Afirma que es «de justicia» amortizar obligaciones cuando María Pita recauda más de lo que gasta


A Coruña / La Voz

El portavoz del PSOE, José Manuel García, puso ayer condiciones para que su partido respalde el cambio en el presupuesto que el gobierno local llevará mañana a un pleno extraordinario.

El plan del ejecutivo local pasa por incorporar a las cuentas 9,6 millones del superávit del 2016, con el fin de dedicarlos a inversiones, como mejoras del alumbrado y el reasfaltado de calles.

García subrayó que no se oponen a esos proyectos, y dijo que están dispuestos a incorporarlos en el presupuesto del 2019, que están negociando con la Marea y a los que ya aseguró su apoyo.

Pero el portavoz del PSOE insistió en que al menos la mitad del superávit se dedique a amortizar deuda. El socialista afirmó que se trata de una decisión «de justicia», y destacó que no parece lógico que el Ayuntamiento «siga gastando» cuando «está recaudando más de lo que gasta» y acumula una deuda de 70 millones de euros a la que habrá que hacer frente antes o después.

García recordó que el gobierno local ha rechazado bajar impuestos. El PSOE renunció a su reclamación de bajar el IBI en un 5 % con el fin de llegar a un acuerdo que facilitase la aprobación de las ordenanzas fiscales. Ese fue uno de los argumentos que utilizó el portavoz socialista para defender que parte del superávit se utilice en aliviar la deuda: «Si no bajamos impuestos, y el Ayuntamiento ingresa más de lo que gasta, lo lógico es aliviar la carga de la deuda que afrontarán los ciudadanos en el futuro».

La cifra que el PSOE quiere destinar a amortizar obligaciones, unos 4,8 millones, se aproxima al dinero que hubiesen ahorrado los coruñeses en el IBI de haberse aprobado la bajada del 5 % que planteaban los socialistas.

García señaló que ya han comunicado al alcalde su postura, aunque por el momento no han recibido respuesta. En caso de que el cambio presupuestario no fuese aprobado por el pleno, el dinero no se perdería, sino que los 9,6 millones se destinarían a pagar la deuda del Ayuntamiento.

El rechazo requeriría el voto negativo del PSOE y del PP, que por el momento no ha anunciado su postura a la espera de la junta de portavoces prevista para hoy.

Aunque el pleno ya está convocado, el gobierno local aún podría adaptar su propuesta a la exigencia de los socialistas haciendo enmiendas al documento o incluso retrasando la sesión plenaria.

El ejecutivo convocó la sesión, e inició el proceso para cambiar las cuentas, sin tener un acuerdo cerrado con los socialistas, con los que no se consensuó el texto. Lo ocurrido interrumpe la línea de acuerdos que ambos partidos comparten desde los meses de verano, y que permitió al gobierno local aprobar las citadas ordenanzas fiscales y varios cambios en las cuentas. Todos esos pactos se alcanzaron mediante negociaciones previas con el grupo socialista, al que la Marea necesita para tener mayoría absoluta en el pleno. Esta vez no hubo tal negociación, dijo García.

Los socialistas pedirán a la Xunta 4 millones para un nuevo centro de alzhéimer de Eirís

El portavoz del PSOE, José Manuel García, y el parlamentario socialista Juan Díaz Villoslada anunciaron ayer las enmiendas, referidas a A Coruña que su partido presentará a al presupuesto de la Xunta para el 2019. Suman 9,6 millones de euros, lo que supondría duplicar la inversión prevista por la Administración gallega en la urbe. Entre las reclamaciones destacan cinco proyectos: el centro de salud de Santa Lucía (500.000 euros), IES de Novo Mesoiro (500.000), ría del Burgo (1,5 millones), consorcio del Puerto (1,6 millones) y centro de alzhéimer de Eirís (4 millones).

García y Villoslada subrayaron que se trata de inversiones «realistas» y «necesarias» para la ciudad. Su objetivo es que Santa Lucía se pueda poner en marcha cuanto antes, «y no se deje para el período electoral», que Novo Mesoiro cuenta con segundo ciclo, adecuar el entorno de la ría para mejorarlo como espacio de ocio y actividad pesquera, iniciar la reforma de los muelles interiores y, subrayaron, cubrir la «imperiosa necesidad» de un centro de alzhéimer en la ciudad, tal y como había comprometido la Xunta sin que por ahora se le haya dedicado una cifra importante.

El plan del alcalde hace aguas

La semana pasada, el alcalde anunció unas enmiendas al presupuesto de la Xunta que, aseguró, trataría de consensuar con el resto de los grupos. Pero el regidor hizo público el documento antes de negociarlo con los otros grupos. La reunión para hablarlo está prevista hoy, pero será difícil que se llegue a un acuerdo. El BNG le envió anteayer varias correcciones y aportaciones, mientras que el PSOE presentará enmiendas propias encuadradas en su estrategia a nivel gallego, señaló Villoslada, y «con una visión distinta» a la de la Marea Atlántica, explicó García.

 

El gobierno inicia el debate sobre el área metropolitana no aprobada por el pleno

El alcalde, Xulio Ferreiro, y la concejala de Participación, Claudia Delso, anunciaron ayer el inicio del proceso de participación en A Coruña, y los ayuntamientos de Abegondo, Bergondo, Betanzos, Cambre, Culleredo, Oleiros y Sada, sobre el área metropolitana.

Los ciudadanos podrán hacer sus aportaciones al proyecto a través de la página web www.coruna.gal/estratexia-metropolitana-amc/gl y de las distintas reuniones que se celebrarán en los ayuntamientos. La primera será hoy en Sada, en el salón de plenos, y mañana le llegará el turno a Bergondo, en el lugar da Senra. La formación del área metropolitana todavía no cuenta con el visto bueno del pleno de A Coruña -Ferreiro espera lograrlo en unos meses-, y los municipios de Arteixo y Carral se han descolgado.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El PSOE exige a la Marea que destine la mitad del superávit a pagar deuda