En 1917 el Concello de A Coruña apoyó la autonomía que pedía Cataluña

La asamblea de 68 parlamentarios catalanistas sobre la organización del Estado fue disuelta por la Guardia Civil

.

Las garantías constitucionales estaban suspendidas, la prensa sometida a censura y las Cortes cerradas. Oficialmente nada pasaba. Sin embargo, la perturbación crecía. Y esa agitación era esgrimida por el gobierno conservador del coruñés Eduardo Dato para mantener suspendidas las garantías, consiguiendo así mayor desenvoltura para hacer frente a los desafíos al régimen. Había amenaza de huelga general revolucionaria.

La tensión se incrementó a partir del 5 de julio de 1917. Ese día se celebró en Barcelona una asamblea, a la que asistieron 59 parlamentarios catalanes, convocada por Francesc Cambó, líder de la conservadora Lliga Regionalista.

Los reunidos afirmaron la voluntad de Cataluña de conseguir la autonomía y acordaron pedir la reunión de las Cortes para que deliberasen sobre la organización del Estado. También decidieron que si el gobierno no accedía invitarían a todos los parlamentarios españoles a concurrir, el día 19 de ese mes, en Barcelona, a una nueva asamblea para deliberar sobre lo mismo.

El gobierno lo rechazó y calificó la convocatoria de sediciosa. Las autoridades dijeron que no se celebraría y los asambleístas que sí. La expectación y la alarma aumentaron.

Pablo Iglesias en Madrid

El 13 de julio los líderes republicanos, Melquíades Álvarez y Alejandro Lerroux, y socialistas, Pablo Iglesias y Largo Caballero, se entrevistaron en Madrid. Poco trascendió de su reunión, solo que estaban de acuerdo en la acción a seguir, en alusión a la huelga revolucionaria, y que irían a dicha asamblea.

En A Coruña ya estaban implicados en la conspiración. Santiago Casares Quiroga hacía días que había marchado, primero a Vitoria y después a Madrid, para participar, como delegado de Galicia, en la unión republicana y en la formación de un partido instrumental para sumar fuerzas, el Partido Republicano Español; sería elegido secretario de su Directorio ejecutivo.

Además, los republicanos fueron informados por Antonio Aguirre Metaca, secretario particular de Lerroux, que había llegado a la ciudad con la excusa de una visita de cortesía. La policía lo detendría el 15 en Santiago, cuando iba camino de Pontevedra, por propaganda sediciosa; también detuvieron al cura y líder agrarista Basilio Álvarez. A su vez el socialista Severino Chacón fue a Madrid donde sería detenido y enviado de vuelta a casa.

Convocar nuevas Cortes

El 19 acudieron a Barcelona 68 parlamentarios (catalanistas, republicanos y un socialista). Quedaron para comer y más tarde fueron al Palacio de la Ciudadela donde se constituyeron en Asamblea de parlamentarios. Acordaron que para resolver los problemas del Estado y la autonomía era necesario convocar nuevas Cortes con funciones de constituyentes por un gobierno de concentración que encarnase y respetase la voluntad popular. Poco después fueron disueltos por el Gobernador y la Guardia Civil.

En los días siguientes se mantendrían funcionando en comisiones encargadas del estudio de las reformas. Conocidos los acuerdos, se sucedieron los rechazos y adhesiones. El ayuntamiento de A Coruña, a instancias de Gerardo Abad Conde, envió su apoyo. Simultáneamente los conflictos sociales se agravaron. Continuará.

Historias con historia

«En A Coruña ya estaban implicados en la conspiración y Casares Quiroga se había ido a Vitoria»

«El gobierno del coruñés Eduardo Dato suspendió

las garantías constitucionales»

«El socialista Severino Chacón viajó a Madrid donde lo detuvieron y lo enviaron a su casa»

Votación
0 votos
Comentarios

En 1917 el Concello de A Coruña apoyó la autonomía que pedía Cataluña