El interventor suspendió el pago de 537 facturas irregulares en 2 años

Entre el 2015 y el 2016, el gobierno local abonó 27.400 euros al día por esa vía

.

a coruña / la voz

Entre los años 2015 y 2016, el Ayuntamiento de A Coruña abonó casi 19,6 millones de euros en facturas irregulares, cuyo pago tuvo que ser autorizado directamente por el alcalde después de que el interventor las bloquease por las anomalías detectadas.

En total, el regidor permitió el abono de 537 facturas con reparos de suspensión de la intervención municipal. La mayor parte de ellas, 352, datan del 2016. El pleno de la corporación tomará conocimiento de ellas en la sesión ordinaria que se celebra hoy.

Esas 352 facturas del año pasado suman 14,6 millones de euros. Los restantes cinco millones fueron generados en el 2015, en su mayor parte tras el cambio de gobierno dictado por las elecciones municipales celebradas en mayo.

La mayor parte de las facturas proceden de los servicios municipales, pero una parte muy importante fue generada en el Instituto Municipal Coruña Espectáculos (IMCE), al entidad encargada de organizar conciertos, fiestas y otros espectáculos culturales. En concreto, el IMCE es responsable de 192 cargos irregulares, por valor de 1,34 millones.

Gran parte de ellas se generaron en verano del 2015. Tras las elecciones municipales, la Marea Atlántica exigió al gobierno saliente del PP que paralizase todos los procesos de contratación. Los populares honraron la petición, de forma que cuando el nuevo gobierno tomó posesión tuvo que contratar las fiestas de verano a toda prisa. Como resultado, numerosos servicios se tuvieron que hacer sin contrato, pagándolos contra factura, lo que provocó numerosos reparos del servicio de intervención. El IMCE registró así 77 facturas irregulares durante todo el 2015 que sumaban casi 583.000 euros.

Pero en el 2016, a pesar de que las prisas derivadas cambio de gobierno ya no existían, el IMCE no redujo el número de cargos irregulares, sino que los aumentó a 115 por valor de 767.000 euros.

El alcalde reconoció este viernes que el gobierno local debe «corrixir» ese número de trámites administrativos anómalos, y atribuyó la situación a la falta de personal y a que la intervención municipal usa criterios más severos que en otros municipios.

Con esas palabras, el regidor también corrigió a su propio partido político que, a raíz de las críticas del PP, aseguró que el pago de facturas con reparos es un trámite administrativo «normal».

Cabe señalar que el funcionario responsable de ese departamento no ha cambiado en los últimos años, y que en el 2014 las facturas irregulares que debieron ser autorizadas por el alcalde sumaron 1,5 millones de euros, tres veces menos que en el 2015 y diez veces menos que en el 2016.

De acuerdo a las cantidades citadas, el Ayuntamiento pagó de forma irregular 27.400 euros al día durante los dos años citados. La media es mucho más elevada atendiendo solo a los cargos liquidados durante el 2016, cuando el Ayuntamiento abonó algo más de 40.000 euros diarios en facturas con distintas anomalías.

Los reparos del interventor tienen diferentes motivos. Algunos se deben a que el Ayuntamiento abonó mediante una factura servicios que deberían haber sido contratados por implicar necesidades de carácter permanente. Pero también impuso numerosos reparos por «omisión de trámites [e requisitos] esenciais», porque se trata de servicios ya contratados a otras compañías, o incluso porque «o importe acumulado por servizos deste tipo a esta empresa excede ampliamente do contrato menor».

El BNG ya advirtió en junio del elevado número de trámites con reparo de intervención y exigió al gobierno local que tomase medidas. El PP, que considera «escandaloso» el número de facturas irregulares, enviará un escrito al Consello de Contas para que revise lo ocurrido.

Votación
17 votos
Comentarios

El interventor suspendió el pago de 537 facturas irregulares en 2 años