Lunas que inundan paseos marítimos

La pleamar más significativa tendrá lugar este sábado, sobre las seis de la tarde


REDACCIÓN / LA VOZ

La huella de la profunda borrasca se desplaza este sábado de la atmósfera al océano. De todas formas todavía notaremos los efectos del aire frío que viene detrás del frente, que dejará precipitaciones de tipo chaparrón. Aunque hoy la noticia está en el mar, donde se ha activado un aviso de color naranja por olas que podrían superar los siete metros de altura. El sistema de bajas presiones, que ha experimentado un proceso de ciclogénesis explosiva durante su evolución, produce un fuerte oleaje que llega como mar de fondo a la costa gallega. El temporal marítimo coincide además con la Luna en fase nueva, cuando el agua sube y baja con más recorrido.

Las mareas vivas se forman mientras están alineados el Sol, la Tierra y el satélite pero dependiendo de la posición que ocupe cada uno, esa marea astronómica puede ser más o menos intensa. Durante la alineación que origina la fase llena, nuestro planeta se sitúa en el medio y el tirón gravitatorio que ejercen los otros dos objetos es más fuerte porque se suman. En la fase nueva ocurre lo mismo pero con la diferencia de que es la luna la que se coloca en la posición central. Esto supone que el Sol y el satélite tiran en la misma dirección, intensificando un poco más la fuerza gravitatoria y provocando que la acción de marea sea un poco mayor.

Recordemos que además existe una marea meteorológica. La presencia de esa profunda borrasca tiene efectos sobre el nivel del mar. «Las mareas que se publican oficialmente se refieren solamente a factores astronómicos. Son exactas si no hay viento ni olas y si la presión atmosférica está en torno a 1013 milibares. Si la presión baja, la marea subirá a razón de un centímetro por cada milibar simplemente por el efecto de que la atmósfera en esa zona pesará menos y al contrario si la presión sube», explica el meteorólogo Juan Taboada.

La pleamar más significativa tendrá lugar este sábado, sobre las seis de la tarde aproximadamente. Por fortuna, aunque hay mar combinada, en ese momento comenzará a notarse ya la influencia del anticiclón y además el viento va a soplar flojo. Esto permitirá que el residuo meteorológico sea prácticamente nulo. De lo contrario el agua podría alcanzar paseos marítimos sin problema. Cuando hay un aviso por olas de más de seis metros, el mar de fondo y de viento llegan con la misma dirección y si hay luna nueva la posibilidad de que el mar desborde aumenta notablemente. Algunas ciudades como A Coruña ya han levantado su escudo natural para hacer frente a los temporales.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Lunas que inundan paseos marítimos