Segundo libro del niño prodigio

.

«Maduró mucho», me comenta su madre, Bibiana. Ya leyó el segundo libro de su hijo y confiesa que «esta vez me dejó impresionada». El niño-chico prodigio es Simón Gallego Galvis, tiene 14 años, toca el violín en la orquesta joven de la Sinfónica, y presentará el próximo 27 La ciudad de las moscas doradas. Será en la biblioteca de Durán Loriga y, al igual que sucedió en la puesta de largo del primero, confirmó su presencia el alcalde. «Sí que maduré. En relación al tema lingüístico he aprendido mucho con respecto al curso pasado. Y la trama es más seria, menos graciosa», comenta poco antes de dirigirse a la imprenta Global Print de la avenida de Finisterre para recoger las primeras diez copias. «Va de una reflexión sobre el bien y el mal. La acción se desarrolla en una ciudad oscura. Es bastante apocalíptico y lleno de contradicciones. Puedes discrepar de lo que yo opino», asegura este alumno de 3.º de la ESO del instituto Salvador de Madariaga (el Masculino) que invita a sus lectores a reflexionar. ¿Y las moscas doradas? «Son un símbolo del libro. Podrían simbolizar el mal porque estos insectos se sienten atraídos por la basura, pero también por la luz. La mosca es un elemento neutral», analiza. Me cuentan que sus correctoras apenas tuvieron trabajo porque el texto casi estaba perfecto. En Bus para el otro barrio, la obra con la que debutó en el mundo literario con 13 años, abordaba temas impropios de un chico de su edad, tales como el clasismo o el machismo. Recuerdo lo mucho que se rio el público con el desparpajo de Simón. La librería Madame Bovary, que ya cerró, se había llenado para la ocasión. Dentro de 15 días habrá que acompañar de nuevo al niño-prodigio.

Votación
9 votos
Comentarios

Segundo libro del niño prodigio