«Inditex ha generado en A Coruña más multiculturalidad y más diversidad»

La socióloga Ana Martínez lleva estudiando el modelo de Zara desde su inicios y considera a Amancio Ortega «un revolucionario»

ANA MARTÍNEZ, DOCTORA EN SOCIOLOGÍA Y PROFESORA DE LA UDC EXPERTA EN ZARA
ANA MARTÍNEZ, DOCTORA EN SOCIOLOGÍA Y PROFESORA DE LA UDC EXPERTA EN ZARA

a Coruña / la voz

Experta en Zara en particular y en moda en general, Ana Martínez estudia las relaciones entre las empresas y las sociedades. Viguesa y profesora en la Universidade da Coruña, conjuga la mirada externa y académica para dar su punto de vista: «Desde la implantación de El Corte Inglés, que cambió toda una zona de la ciudad haciéndola crecer, ninguna empresa había causado un impacto tan grande en el territorio como Inditex. En la plaza de Lugo se ve. Antes existía, pero no tenía el valor que tiene ahora. Y es por eso, no por otro motivo», dice.

-¿Se ha transformado A Coruña?

-Sí. Inditex es una empresa global y el impacto es que A Coruña se ha globalizado también. Ha generado más multiculturalismo y más diversidad. Ha pasado de ser una ciudad homogénea a diversificarse y ser más cosmopolita. ¿Dónde se ejemplifica? Pues en la calle, en la necesidad de nuevos locales, el cambio en la cultura del ocio o el comportamiento de la gente.

-¿A qué se refiere?

-A Coruña es una ciudad emblemáticamente burguesa, vinculada a los funcionarios y sin grandes empresas. Es una sociedad nada compleja. ¿Qué ha pasado? Que surge una empresa diferente que ha cambiado la cultura del entorno. Ha creado algo con lo que identificarse. Es como un equipo de fútbol. Barcelona se liga al Barça y eso le da identidad interior y exterior. Inditex para A Coruña es ese elemento: un modelo nuevo de referencia, de guía y de imitación. No lo tienen otras ciudades. La gente quiere ir a Arteixo. La empresa ha favorecido que cualquier contratación de un ejecutivo medio pase por Arteixo, no por Barcelona, que es donde está Massimo Dutti. Eso ha sido un punto de inflexión enorme para A Coruña.

-Destaca usted la llegada de trabajadores jóvenes a la ciudad.

-Eso es muy importante, porque la va a rejuvenecer. Aunque se haya marchado mucha gente a Madrid por la crisis, A Coruña no ha perdido población, igual que Vigo. Esa gente que llega cambia la tendencia. Y si se casan y tienen hijos, más. Todo ello independientemente de que todavía es una ciudad muy envejecida. Otro aspecto importante es que es un trabajo súper femenino. Eso sí, hasta cierto grado. Los grandes ejecutivos aún suelen ser hombres. Es un proceso que está en marcha, porque la desigualdad de género la hay en todas las empresas.

-¿Ven sus alumnos el trabajar en Inditex como la gran meta?

-En Administración y Dirección de Empresa hay muchísimos. Chicas que les gusta la moda y, especialmente, un bum respecto a la moda en el mundo digital. E Inditex ahí es el referente. Antes los jóvenes miraban más a la banca, pero ahora todo ha cambiado muchísimo. ¿Quien nos iba a decir que un coolhunter iba a ganar el dinero que gana?

-¿Ve algo negativo en Inditex?

-¿Tiene el Barça algo negativo para los catalanes? Otra cosa es la mala gente que no tolera al que tiene éxito. Pero bueno, detrás del sistema de la moda hay una cara oculta, evidentemente. Como en todo. Aquí se ha visibilizado el tema de la explotación infantil. Se ha intentando solventar y Zara ha hecho muchos esfuerzos para ajustarse a esa responsabilidad social. Eso se ha hecho. Queda recorrido. Pero las petroleras tienen una cara oculta. La banca tiene una cara oculta. A mí no me dan dinero por esto, pero yo creo que Amancio Ortega es un revolucionario. Le ha comido el terreno hasta a los catalanes en el tema textil.

-Siempre se liga el cambio en la hostelería coruñesa a Inditex. Algunas voces se empiezan a quejar de que se pierde la identidad propia pretendiendo ser tan moderno. ¿Qué piensa?

-Lo entiendo, pero es que eso le da tanta personalidad y tanta identidad... Por eso la gente quiere ir. Cuando tú vas a Londres ya no ves el Londres de antes, sino que ves una ciudad multicultural y una ciudad moderna. A Coruña tuvo una época decadente, pero ahora no es decadente para nada.

-¿Qué ha sido mayor, el impacto económico de Inditex en A Coruña o el social?

-Económicamente ha sido bestial. Al margen del propio dinero que genera la empresa, está el que genera en el entorno, que proporciona bienestar. Pero el impacto también es social, estético y cultural.

-¿Existe también una influencia psicológica en los empresarios locales?

-Sí, claro. Ha eliminado complejos, porque su éxito ha sido bestial y se ha logrado sin ningún tipo de subvención. Cuando uno gana medallas, los demás también las quieren. Eso sí, se percibe que va a haber cambios generacionales en Zara. El otro día antiguas empleadas anunciaban la apertura de su propia tienda. Zara uniformó mucho. Por eso empezó a lanzar esas series cortas para diversificar. En la sociedad a la que vamos se quiere más individualismo. Y más calidad. Va a haber más calidad, por el tema de la sostenibilidad. Al margen de ello, es totalmente normal que los empresarios hayan ganado confianza. Es un modelo de referencia total. Los empresarios ven que es posible.

-¿Cómo sería A Coruña sin Inditex?

-¡Uy! Yo creo que mucho más empobrecida y menos cosmopolita.

-¿Cómo se percibe A Coruña desde fuera?

-En Galicia es la ciudad de la moda. La gente se preocupa un montón. No tiene nada que ver con otras ciudades gallegas. Yo veo a mis alumnos y las chicas van muy monas. Ellos también son muy coquetos. Es verdad. Yo creo que cada vez se hace más sofisticada. Al margen, la gente llega y quiere ver Zara. Los cruceristas, por ejemplo, ya no buscan solo pulpo, buscan las tiendas de Inditex. Saben que aquí les va a salir más barato que en Londres.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
26 votos
Comentarios

«Inditex ha generado en A Coruña más multiculturalidad y más diversidad»