El botellón se instala también en los bajos del paseo junto al Matadero

La zona de las columnas es frecuentada por jóvenes y no cuenta con contenedores


A Coruña / La VOz

Desde las columnas sobre las que se sustenta una parte del paseo marítimo coruñés se puede ver prácticamente por completo la bahía de la ciudad. Se trata del tramo que va desde el Matadero a la Domus. La zona ofrece una panorámica que queda deslucida por el lamentable estado de su entorno, lleno de basura y restos de botellas de alcohol.

A las columnas hay que acceder desde la cúpula de la finca de los Mariño, que también ha sido tomada -aunque no es ninguna novedad- por el vandalismo, en forma de pintadas. Pese a ello, ayer mismo unos turistas decidían retratarse junto a la estructura. Para llegar a la zona hay que saltar una valla, ya que la puerta está cerrada con candado. Una vez sobrepasada, el paisaje que nos encontramos es desolador.

A diferencia de las rocas que separan las playas del Orzán y el Matadero, donde solo se apreciaban el domingo restos de botellón, aquí el repertorio de residuos es más amplio. Ayer al mediodía, unas gaviotas se daban un banquete con los restos de una bolsa de patatas fritas. Este tipo de envases de plástico son muy comunes en la zona según se avanza. También hay restos de comida y, cómo no, numerosas botellas de plástico. Los casquillos de cerveza tampoco podían faltar.

Sin protección

El lugar es ideal para contemplar la ciudad, pero su estado de abandono reduce el perfil del usuario. Tal y como afirman viandantes del paseo, a las columnas acceden, sobre todo, jóvenes. Incluso se han llegado a celebrar fiestas con numerosos asistentes, como la que tuvo lugar la pasada noche de San Juan, que se prolongó hasta la mañana. En la zona no hay barreras entre las rocas y el mar, como sí sucede en la finca de los Mariño.

Tras constatar la situación en la que se encuentra el lugar, La Voz se puso en contacto con el Ayuntamiento, a través de su departamento de prensa, para saber si el gobierno local tiene constancia de la acumulación de residuos junto al mar y conocer su postura al respecto. Al cierre de esta edición, el ejecutivo todavía no había dado una respuesta a estas preguntas.

«Con lo bonita que es la costa coruñesa, es una pena que esto esté así de sucio»

«Está todo hecho un desastre». Son las palabras más suaves pronunciadas por un hombre que recorre las columnas. José Pérez, otro joven que frecuenta el lugar, asegura que «con lo bonita que es la costa coruñesa, es una pena que esto esté así de sucio». «Yo también hago botellón en la ciudad, pero intento no dejarlo todo por ahí. Hasta recojo las botellas de los demás», cuenta este usuario de la zona, mientras llegan y se sientan otros tres jóvenes, que se despojan de las mochilas que anuncian que acaban de salir de clase. «Yo creo que esto no lo limpian nunca», afirma José Pérez.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El botellón se instala también en los bajos del paseo junto al Matadero