Aumenta la demanda entre los MIR-0 para su inmersión clínica en el Chuac

Un total de 118 alumnos de sexto de Medicina iniciaron ayer el curso en el hospital


A Coruña / la voz

El Chuac también celebró ayer su particular vuelta al cole. En este caso, al estreno en las aulas estaban convocados los 118 alumnos que este año cursarán sexto de Medicina. Matriculados todos en la Universidade de Santiago, proceden de distintos puntos de Galicia e incluso de fuera, y han podido elegir, por sus notas, seguir el último año de carrera en las instalaciones coruñesas.

«Cada vez tenemos más demanda, pero vamos a intentar ajustar el cupo porque queremos mantener la calidad de la formación», explicaba Rosario López Rico, presidenta de la comisión de docencia del complejo coruñés. Con ella, el gerente de la Xerencia de Xestión Integrada de A Coruña, Luis Verde, y el coordinador de docencia pregrado, Juan Carlos Vázquez Barro, dieron ayer de buena hora la bienvenida a la nueva promoción.

Allí, Alicia López, los puso en situación. La joven doctora, ahora residente de Urología, pasó hace nada por el curso que ahora inician los estudiantes. «Viví la misma experiencia que van a vivir ellos y decidí volver para hacer la residencia, y no solo yo, somos más de 15 los que hicimos las prácticas aquí y hemos vuelto», explicaba. Entre los consejos para los recién ingresados aportó dos: «Que aprovechen su último año como universitarios, y sobre todo que aprovechen las prácticas, porque después se nota mucho cuándo has tenido unas prácticas de calidad a la hora de empezar a ejercer tu profesión».

Los MIR-0, que así se conoce a los que afrontan la recta final para convertirse en médicos, han ido subiendo en número en el Chuac. En el curso 2015-2016 fueron 75, el pasado subieron a 101 y este año, 118. «La fama la tiene. Conocemos a gente que nos ha hablado muy bien del Chuac. Por eso hemos venido, que ninguno somos de aquí», explicaba un joven de Pontevedra, en un corrillo con otro de Ourense y un tercero de Sanxenxo.

Las expectativas son «aprender prácticamente de todo: en cinco años de carrera tienes la base, pero en un mes de prácticas aprendes más que en un año de curso», valoraba.

«Antes eran rotaciones parciales, pero ahora es todo el año: es una inmersión total en la práctica clínica», explicaba Rosario López Rico sobre la importancia de contar con un programa de docencia que permita a los alumnos ponerse, de verdad, en situación sobre lo que les espera a la vuelta de un par de años.

Con prácticas, cursos y seminarios

Los 118 estudiantes deberán rotar entre tres semanas y un mes por servicios del área médica y quirúrgica del Chuac, además de cumplir el programa obligatorio en ginecología, psiquiatría, pediatría, urgencias y medicina de familia, destinados en distintos centros de salud. Junto al día a día de la asistencia sanitaria como alumnos, en contacto con el paciente, el complejo coruñés ha diseñado un programa específico de cursos, que incluyen desde electrocardiografía a suturas, resucitación cardiopulmonar, medicina subacuática o introducción al trasplante, además de seminarios varios de preparación al MIR sobre ética médica, radiología, hipertensión, diabetes... Los 40 profesores, además de todos los especialistas implicados, colaborarán también en prestación de apoyo para la elaboración de los trabajos de fin de grado y este año se les impartirán sesiones específicas de preparación de la prueba Ecoe, el examen práctico que deberán realizar al final enfrentándose a ensayos simulados con recreación de casos.  

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Aumenta la demanda entre los MIR-0 para su inmersión clínica en el Chuac