Iberia deja en tierra a un centenar de pasajeros para no perder conexiones

Desvió a Santiago un vuelo matinal procedente de Madrid a causa de la niebla


A Coruña / La Voz

La niebla volvió a condicionar la operatividad del aeropuerto de Alvedro. La presencia de la espesa bruma con la que amaneció ayer A Coruña afectó a dos centenares de pasajeros. La adversidad meteorología solamente afectó a un vuelo, el de las 8.35 horas. El comandante de la aeronave, que ni tan siquiera se acercó a la pista de Alvedro, decidió continuar hasta la pista de Lavacolla en Santiago. Finalmente un centenar de pasajeros no pudieron volar a su hora a Madrid, ya que Iberia decidió no trasladarlos en bus a Santiago para no perder otras conexiones.

El avión procedente de Madrid aterrizó en la pista del aeropuerto vecino. Los pasajeros que viajaban en ese vuelo, más de cien personas, tuvieron que llegar a la terminal del aeródromo coruñés en autobús. Esa misma aeronave era la que tenía que trasladar a los 121 viajeros que tenían previsto volar desde Alvedro a la capital de España a las nueve de la mañana. Pero no les fue posible.

La compañía aérea sí puso en marcha una solución de emergencia para traer desde Santiago a los pasajeros que debían de aterrizar en Alvedro. Para ello contrató autobuses que permitieron la llegada del pasaje: «Casi dos horas después llegamos a A Coruña», indicó Alfredo, uno de los viajeros.

«Tenía una reunión de trabajo a primera hora de la mañana, pero ya no llego ni al desayuno», explicó Andrés, otro de los pasajeros que a primera hora de la mañana tenía que haber aterrizado en Alvedro.

Los pasajeros afectados por la incidencia no llegaron a A Coruña a su hora: «Teníamos que llegar a Alvedro a las ocho y media de la mañana y lo hicimos en autobús a las diez, porque desde Barajas ya salimos con casi media hora de retraso», explicó Juan, otro de los afectados.

Pero lo más grave vino después. Y lo sufrieron los pasajeros que en esa misma aeronave tenían que volar desde Alvedro hasta la capital de España. Esperaban que Iberia fletaran autobuses para desplazarse hasta Lavacolla, y desde allí despegar en la misma aeronave hasta el Adolfo Suárez Madrid-Barajas. No tuvieron esa suerte «porque Iberia tenía otros intereses más importantes», indicó Francisco, un marinero que debía viajar a Inglaterra para relevar a su compañero en el mercante en el que navega.

El avión voló vacío

Iberia no fletó autobuses para llevar a los pasajeros que esperaban en Alvedro hasta Lavacolla. «No fue posible. El avión no pudo esperar por la llegada de nuestros clientes. Si lo hiciese perdería varias rotaciones con otros aeropuertos desde Madrid», explicaron desde la compañía.

La alternativa ofrecida «fue el estudio individual de cada uno de los afectados». Recolocaron en otros vuelos a aquellos que tenían conexiones con aeropuertos nacionales e internacionales desde Madrid, o por razones de trabajo», dijeron. De hecho en la siguiente conexión utilizaron un avión con mayor capacidad para atender a sus clientes. Los usuarios habituales de Alvedro piden una solución a estos problemas.

No se puede usar el sistema de aterrizaje en baja visibilidad ni el de coordenadas

Alvedro tiene un problema: el monte Xalo. Dificulta el uso del sistema ILS en su categoría III, que permitiría a los pilotos aterrizar cuando pueden ver la pista a 200 metros de distancia y a 30 de altura. Pero no es así. La presencia de la montaña impide en determinadas circunstancias la utilización de ese equipo, que costó 12 millones de euros, debido al peligro que supondría tener que abortar el aterrizaje. Enaire analizó la posibilidad de aplicar un sistema de aproximación por coordenadas, «pero aún está en estudio».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Iberia deja en tierra a un centenar de pasajeros para no perder conexiones