María Pita tardó casi 5 días en contactar con la hija de la fallecida

Cleopatra Alonso, que no regresará a la vivienda de Monte Alto, recuperaba ayer por la tarde a la niña que su expareja se llevó


A Coruña / La Voz

A las 4 de la madrugada del lunes, Cleopatra Alonso hallaba a su madre muerta en su piso de Monte Alto y su hija estaba desaparecida. Tuvieron que pasar casi cinco días para que el Ayuntamiento, a través del Centro de Información a la Mujer (CIM), se pusiese en contacto directo con ella.

Así lo ha confirmado a La Voz la propia Cleopatra, que denuncia también las dificultades económicas que atraviesa y el hecho de no haber recibido asistencia psicológica desde lo sucedido - ayer el CIM se la ofreció finalmente-. Sin embargo, el jueves, desde las concejalías de Xustiza Social e Igualdade afirmaban que sí estaban colaborando con la hija de la víctima para prestarle apoyo en estos duros momentos. Algo que confirmaba la propia concejala Silvia Cameán en declaraciones a una emisora local. Todo esto fue desmentido por Cleopatra Alonso ese mismo día: «A mí nadie me ha llamado, ni del Ayuntamiento ni nada. Solo se han interesado los vecinos».

El gobierno local volvía a asegurar ayer que ya se encontraba en contacto con la mujer. «Todos os recursos da concellería están á súa disposición. O Concello púxose en contacto con ela e o proceso para casos de violencia machista está iniciado», señalaba por la mañana Silvia Cameán.

Por otro lado, la Consellería de Política Social informaba a primera hora de la tarde que, una vez evaluada la situación familiar de la niña raptada por su padre el pasado domingo, el equipo de menores de la Dirección Xeral da Familia decidió suspender su tutela temporal que la vinculaba a la Xunta. Por tanto, la pequeña de 21 meses ya se encuentra con su madre.

De 10 a 15 años por el homicidio de su suegra y de seis meses a 3 años de prisión por los malos tratos a su pareja

Una vez que Jorge Mariñas ya ha sido trasladado a la prisión de Teixeiro como presunto autor de un delito de homicidio y otro de malos tratos y Cleopatra Alonso, su expareja, ha dado su versión de los hechos, el crimen de Monte Alto ha entrado en una etapa más sosegada, a la espera de la primera vista.

¿Cómo ocurrieron los hechos?

Jorge Mariñas se presentó el domingo por la tarde en casa de su suegra con la intención, presuntamente, de llevarse a la hija que tiene con Cleopatra Alonso. Ante la negativa de su suegra, este la habría matado y pretendía llevarse a la niña con él en avión a Barcelona o Madrid. Finalmente, el hombre de 43 años fue detenido en una pensión de Culleredo y la Xunta se hizo cargo de la tutela de la pequeña de forma temporal.

¿De qué se acusa al presunto homicida?

El Juzgado de Instrucción número 6 de A Coruña decretaba el miércoles prisión provisional comunicada y sin fianza para Jorge Mariñas. Si fuese declarado culpable, por el delito de homicidio estaría en la cárcel de 10 a 15 años, mientras que por el de malos tratos pasaría de 6 meses a 3 años en prisión.

¿Por qué no se ha considerado como un crimen machista?

El Código penal endurece los castigos de los casos de violencia machista, además de garantizar cierta protección a las víctimas. Al haber matado a la madre de su pareja, no entraría dentro de este supuesto, que solo contempla las causas en las que la víctima tiene una relación afectiva o es hijo de la pareja.

¿Cuál es la situación de la hija de la pareja?

Ya ha sido devuelta a su madre por la Xunta, que se hizo cargo de su tutela ante la «situación de desamparo» familiar. Cleopatra Alonso tiene otro hijo, de mayor edad, fruto de una relación anterior, que se encuentra en casa de un compañero de clase.

¿Dónde vivirá la hija de la fallecida?

Tiene a su disposición, una vez sea desprecintado por la policía, el piso de la calle Gerión. La madre de Cleopatra era quien pagaba el alquiler, por lo que tiene hasta final de mes para decidir si se queda y asume los gastos o se busca otra vivienda, que podría ser de carácter social, tal y como ha asegurado la propia hija de la fallecida.

¿Qué pasará con el piso y las mascotas del acusado?

Jorge Mariñas y Cleopatra Alonso vivían en el número 11 de la calle Veramar hasta hace unos meses, cuando se separaron. El presunto autor de los hechos era un amante de los animales, sobre todo de los reptiles. La asociación Gatocan denunció que la Policía Nacional había precintado su vivienda sin sacar antes a las mascotas. Finalmente, el jueves por la tarde fueron entregadas a Servigal, la perrera municipal. El hombre tenía en su poder crías de serpiente, lagartos, perros, gatos y hurones.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Comentarios

María Pita tardó casi 5 días en contactar con la hija de la fallecida