«¿Y quién empatiza con nosotros?»

Los afectados por las expropiaciones denuncian los «altos costes de urbanización» de sus solares mientras las familias realojadas en Eirís piden poder comprar sus pisos


A Coruña / La Voz

Como cada viernes desde hace años, afectados por los desalojos del parque Ofimático volvieron a manifestarse sobre el viaducto que cruza la avenida de Alfonso Molina. «Cada vez somos menos. La gente está ya desesperada y muchos han optado por ceder sus terrenos y resignarse», explica Pilar Santiago, una de las afectadas.

La tramitación del polígono en el que vivían convirtió a todos los afectados en promotores inmobiliarios, otorgándoles el derecho a construir en sus terrenos, pero también la obligación de pagar las cuotas de urbanización de la zona. «Algunos tienen que pagar hasta 400.000 euros por su parcela. Es una cantidad inasumible», lamenta Pilar Santiago. Para más inri, las cantidades que recibieron por sus viviendas, que oscilan entre los 45.000 y los 80.000 euros, les hacen carecer de recursos suficientes para construir y pagar los impuestos en el Ofimático.

«Esto fue pura especulación para lucro de unos pocos. Nosotros estamos sometidos a unas cargas desorbitadas», lamenta Pilar, que actualmente vive de manera irregular en una de las dos casas que permanecen en pie en el margen contrario de Alfonso Molina, en la entrada al campus de la UDC. «Vives con la sensación de que te pueden echar en cualquier momento, sin poder organizar tu vida. Hubo gente muy interesada en sacarnos del medio», señala. Hace un año, el concejal de Rexeneración Urbana, Xiao Varela, propuso a los afectados permutar por edificabilidad las deudas que tienen por las cuotas de urbanización, con el fin de que estas familias que «okupan» sus casas puedan conservarlas.

«Claro que sentimos lo que les está pasando a las personas que ya tienen pagadas sus casas -y todavía no pueden ocuparlas por falta de licencia municipal-, pero, ¿y quién siente empatía por nosotros?», lamenta esta vecina afectada, que tiene que pagar 32.000 euros en tasas por sus terrenos: «Y suerte de que tenía una finca pequeña».

Realojados por 5 años

Durante el proceso de desalojo, hubo familias que se quedaron «sin nada». El anterior gobierno municipal decidió realojarlas en tres viviendas de un edificio de Eirís. En noviembre se cumplen tres años, y, si nada cambia, deberán abandonar sus pisos dentro de dos, pues se trata de un realojo temporal de 5 años.

«La casa está bien, pero tuvo unos gastos cuando llegamos que tuvimos que asumir. Además, no recibimos ninguna ayuda municipal. Son solo 300 euros de alquiler, pero no hay que olvidarse de que también tenemos que pagar las cuotas de urbanización de nuestros terrenos en el Ofimático, como el resto», señala una de las personas realojadas en Eirís.

Como en el resto de casos, tampoco tiene recursos suficientes para edificar sobre su solar. «El dinero que me dieron lo estoy gastando en pagar las cuotas de los terrenos, que ascienden a 27.000 euros. No tengo suficiente para edificar y no me dan opción para que compre este piso», afirma.

Tanto esta mujer como Pilar señalan que se han llegado a plantear «regalar las parcelas». «Mucha gente, en lugar de ayudarnos, nos pregunta por qué no vendimos», lamenta.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«¿Y quién empatiza con nosotros?»