«El eclipse de mañana es para ver en terraza»

«Lo importante de la divulgación científica es hacerla con amigos, de una manera informal y pasándoselo bien»


A Coruña / la Voz

El Principito vive en A Coruña. Ha bajado de su asteroide B 612, se dedica a recorrer los planetas para ver lo que ocurre en ellos y va contando todo lo que ocurre por la Vía Láctea adelante. «Tuve que elegir otro oficio y aprendí a pilotear aviones», explica el personaje de Saint-Exupéry. En ese aprendizaje también está ahora Borja Tosar (Sarria-Lugo, 1978) que descubre los secretos de las estrellas con la pasión y la sencillez del personaje literario. Y a la cuestión de por qué se prepara para ser piloto da una respuesta propia de El Principito: «¡Para salir de este planeta!». Sin abandonar su sonrisa, este empleado de banca y astrónomo cuya especialidad es la planetología explica: «Hice un máster de astrofísica y el proyecto fue sobre cómo convertir Marte en un gemelo de la Tierra. Es un campo muy especulativo, muy novedoso, pero muy divertido».

-¿Es posible habitar Marte?

-Son increíbles las posibilidades que hay. Ahora te dejan en Marte y duras diez segundos porque está frito por la radiación, no tiene atmósfera y la temperatura es de 20° bajo cero. Pero resulta que con unas pequeñas tecnologías, con un espejo orbital que calentara un poco el planeta, se podría llegar a hacer algo muy parecido a la Tierra. Creo que puede llegar el día en el que seamos capaces de convertir planetas inhabitables en habitables como la Tierra, de hecho ya estamos convirtiendo la Tierra en un planeta inhabitable.

-¿Dedica mucho tiempo a la astronomía?

-Le dedico todo el tiempo. Estoy en el banco trabajando con mis cosas y en el momento en el que te quedas un poco parado ya estoy pensando en Marte, en Saturno... Para mí la expresión estás en la luna es totalmente justificada, porque seguramente que estoy, aunque intento centrarme la máximo en mi trabajo, que para mí es muy importante.

-¿Y la divulgación?

-Toda mi divulgación se basa en ir a ver cosas con amigos: quedas antes con ellos para las cervezas y planificar las cosas y luego quedas para la divulgación. En V Televisión estoy con Xavi Fonseca que es amigo; con Xavi y con Bibiana García Visos, de los Museos Científicos, hacemos los spoiler científicos de las películas y eso nos está molando muchísimo. Con Star Wars vinieron bastantes disfrazados y para el Regreso al futuro nos dejaron el coche, un DeLorean. Lo importante es hacer divulgación científica con amigos, de una manera informal y pasándoselo bien.

-¿A Coruña es una ciudad privilegiada para la divulgación?

-Es una pasada. Es una ciudad media con cuatro museos científicos punteros a nivel nacional: es una ciudad temática de la ciencia. Yo era astrónomo antes de meterme en el Planetario y conocer a Jaitos (Juan Carlos Medal) que me enseñó lo que disfrutas divulgando. Si sigo es porque lo conocí, y por él continúo haciendo lo de la lluvia de estrellas de Sada, que cada año va más gente.

-¿Pide deseos al ver las estrellas fugaces?

-Sí, cada vez que veo una.

-¿Y se cumplen?

-No voy a decir que no se cumplan... Van retrasados, muy retrasados, pero alguno sale.

-Alguna vez, en Sada daba trozos de meteoritos a los niños...

-Sí, pero este año no llegaron. Eso es muy sencillo: hay un tipo de meteoritos que son muy metálicos y cuando entran en la Tierra generan grandes explosiones y van dejando todo perdido de meteoritos del tamaño de una canica. Son muy fáciles de encontrar. Si tienes 20 o 30 se lo puedes dar a los niños diciendo ‘esto es una estrella fugaz’ y es cierto: los minimeteoritos fueron un día una estrella fugaz.

-¿Y cómo lo reciben?

-Tienes que esperar a que vean una estrella fugaz. Y luego decirles que eso es un trozo de lo que acaba de caer y entonces flipan.

- ¿Cómo será mañana el eclipse?

-Es un eclipse de terraza. Hay que hacer una práctica antes: ir primero a una terraza, tomar una cerveza de calibración y si se ve la puesta de sol, el momento en el que el sol se mete en el agua, esa terraza vale.

-¿Ese va a ser el momento?

-El eclipse empieza sobre las nueve menos cuarto de la noche y acaba cuando el sol se pone. Continúa después, pero se verá en EE. UU., donde será total. Durará una hora o así y por eso no merece la pena alejarse mucho, ni hacer un plan complejo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos
Comentarios

«El eclipse de mañana es para ver en terraza»