El conflicto Feria del Libro, ¿el final de un modelo?

La tensión entre los organizadores y el Ayuntamiento ha estallado en los días finales

.

A Coruña / la Voz

A las diez de la noche de hoy cerrarán las casetas de la 47.ª edición de la Feria del Libro. Desde la Federación de Librarías de Galicia, organizadores de la misma, indican que ha habido más gente que otros años y que ha sido «máis dinámica». Así lo resumía ayer Xosé Antón Pedreira, vicepresidente de dicha Federación, que en la presentación del evento había señalado que esta seguía siendo la feria más importante de Galicia. Pero estos últimos días ha emergido la tensión que ha generado el evento, sobre todo entre los organizadores y el Ayuntamiento. La causa principal ha sido que al lado de la carpa oficial de la feria, que instalaron los organizadores, los libreros coruñeses, con el apoyo municipal, han colocado la suya.

Doble programación. «O que creo a todas luces fóra de lugar é preparar nunha mesma feira dous programas distintos de actividades e arranxar dous espazos (...) con moi diferente dotación de medios e comodidades, tanto para os oradores como para o público». Esto escribía en su blog el pasado lunes Manuel Bragado, director de Xerais. Tras aludir «á rixidez dos criterios dos actuais responsables da Federación de Librarías de Galicia», Bragado decía que ello «non xustifica en ningún caso que non se puidese ter chegado a artellar entre Concello e Federación unha programación única». También aludía a la falta de autores que escriben en gallego en la programación de la carpa de los libreros.

Federación de Librarías

«Reiterados intentos» de una puesta en común. El martes, la Federación, «diante da controversia suscitada sobre a programación da Feira do Libro», hacía puntualizaciones como que habían intentado hablar con el Ayuntamiento en enero «aínda que a primeira reunión adiouse ata o mes de abril. (...). Nos meses de xuño e xullo celebráronse reunións nas que estiveron presentes representantes do Concello e libreiros da Coruña, sen chegar a definir, con claridade, o carácter da súa colaboración». Y concluían: «O Concello, a través dun grupo de librarías da Coruña, realizou unha programación diferente e diferenciada».

Ayuntamiento

«Agentes culturales de proximidad». «Es fundamental reconocer y mostrar a la ciudadanía la profesionalidad y el trabajo constante de las librerías de A Coruña», decía el concejal de Culturas, José Manuel Sande, al presentar la Feria del Libro y anunciar la apertura de la carpa de los libreros, a los que calificó como «agentes culturales de proximidad». La versión que dan los organizadores de las actividades de la carpa de los libreros difiere notablemente de la que da la Federación: cuando intentaron elaborar un único programa, explican, los organizadores solo les dejaron las peores horas. «Non crían que fóramos quen de organizar a carpa», resumen.

Libreros

«Estamos encantados». Entre los libreros, unos prefieren guardar silencio, «porque isto é moi lioso», otros expresaron su malestar al propio concejal de Culturas el día de la inauguración de la feria, y otros reconocían ayer que «estamos encantados» con la carpa. Tras recordar que desde hace años piden un nuevo enfoque a la Feria del Libro de A Coruña y aluden a la colaboración con el Ayuntamiento en la celebración del Día das Letras Galegas. Los libreros explican que ahora no tienen una asociación en A Coruña como tal ya que el último presidente dimitió hace dos años, «pero la Federación lo comunicó hace unos meses»..

Editores

«Me siento discriminado». El gobierno municipal ha destinado este año 50.000 euros a la Feria del Libro, diez veces más que el anterior, con lo que se ha reducido la tarifa por caseta de los libreros coruñeses de unos 600 euros a poco más de 100. Según varios editores locales ellos también se beneficiarían de la medida, según les indicaron desde Culturas, pero al final no ha sido así y han pagado 1.200 euros por caseta: «Me siento discriminado», sostenía uno de ellos.

¿Y ahora qué?

«Un modelo ya agotado». Tras lo sucedido este año con las ferias del libro en Galicia, con los ayuntamientos de Pontevedra y Santiago organizándolas por su cuenta, sin la colaboración de la Federación, Manuel Bragado lo tiene claro: «Estou convencido de que o futuro deste periplo pasa pola súa refundación polo conxunto do sector do libro». También José Manuel Sande aludió ayer a la Feria del Libro como «un modelo agotado» frente al cual el Ayuntamiento coruñés había ofrecido este año «máis actividades e máis espazos» y destacaba el concejal la programación infantil de esta edición «integramente en galego».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

El conflicto Feria del Libro, ¿el final de un modelo?