El tranvía cumple 20 años descarrilado

En los inicios generó expectativas como embrión de un metro ligero, pero lleva un lustro parado y sin planes de futuro


A Coruña / La Voz

«Cuantas ilusiones lleva a la ciudad / ese tren tan viejo que no puede andar...». Esta vieja canción de Víctor Manuel, El tren de madera, podría aplicársele al tranvía de A Coruña, que volvía a circular hace dos décadas, el 10 de mayo del 1997, cargado de ilusiones. Durante unos años fueron anunciándose proyectos que germinarían de aquel tranvía turístico que para el urbanista Joan Busquets «lo llamamos tranvía, pero es como lo que llamamos bicicleta hoy y lo que era la bicicleta de mi abuelo». Y contaba, en el año 2008, cómo sería el tranvía del futuro: «En A Coruña lo estamos planeando como un sistema que permita la comunicación entre los puntos densos, entre los nodos importantes de la ciudad: la ciudad histórica, el nuevo puerto, la estación intermodal, el recinto ferial, la universidad, los hospitales, Riazor, Los Rosales y todo el sector del Ensanche, Elviña, Los Mallos... Todos estos sitios han de poder tener el tranvía a una distancia a la que se pueda llegar andando». Todo aquello, y la conexión con el metro ligero, que iba a tener un recorrido de casi 20 kilómetros hasta llegar al aeropuerto, descarriló. Es algo que parece definitivo desde que en de julio de 2011 uno de los tranvías se salió de la vía y el entonces gobierno local del PP decidió pararlo «por razones de seguridad» que el ejecutivo anterior no había atendido, decían. La paralización volvió a enfrentar a los políticos, ya que los socialistas consideraban el parón una cortina de humo. A ello se unían las pérdidas acumuladas (más de 700.000 euros en el primer lustro de funcionamiento) y los dos millones de euros que costaría reparar el trazado.

El año pasado, en las negociaciones del presupuesto municipal, el gobierno de la Marea proponía destinar una partida de 20.000 euros para la «reparación da rede de tranvías». Pero los raíles siguen ahí, cada vez más oxidados y provocando baches, y desde la torre de Hércules hasta Puerta Real la catenaria fue retirada.

«En verano yo lo veía ir lleno, no creo que fuese deficitario»

José Manuel todavía recuerda la época en la que el tranvía era el principal medio para desplazarse por la ciudad. «Ahora los medios han avanzado mucho y se va mucho más cómodo en un bus que en un tranvía», asegura. Aún así, considera que sería positivo recuperar este transporte por raíles en los meses de verano como un reclamo para visitantes. «Estaría bien que lo recuperaran, sobretodo el tramo que va desde Riazor hasta la Torre», afirma.

«Yo incluso lo usaba como medio de transporte»

Para muchos el tranvía es más que un reclamo turístico. Es el caso de David, que solía utilizar este medio como una forma de moverse por la bahía coruñesa. También reconoce la importancia del tranvía a nivel turístico, «es un símbolo de la ciudad, si no es viable que el tranvía haga todo el recorrido al menos que recuperen un tramo», reclama. Cree que si se reimplantara muchos coruñeses lo utilizarían para desplazarse por la ciudad.

«Creo que deberían volver a ponerlo porque era vistoso»

María del Carmen es partidaria de volver a poner el tranvía en funcionamiento. «No sé qué beneficios ni qué coste tendrá, pero era muy bueno para las familias y los niños que visitaban la ciudad», afirma. El turismo es la principal razón que da María del Carmen para recuperar el tranvía en la zona, «los turistas se montaban, la gente se paraba a mirarlo.», dice, aunque reconoce que como medio de transporte no era muy rápido.

De las mulas a la hora y media a Sada

La primera línea del tranvía de A Coruña era de mulas, empezó a funcionar el 1 de enero de 1903 y la línea principal iba de Puerta Real a la estación de ferrocarril, con ramales a Riazor y Cocheras.

Habría que esperar una década para que la misma línea la hiciera un tranvía eléctrico que llegaba a los 20 kilómetros por hora. Y once años más tarde, en junio de 1922, entró en funcionamiento el primer tramo del tranvía a Sada (hasta Fonteculler), que se completaría en diciembre de ese año, y el trayecto se hacía en hora y media. Parte de esta línea se suprimió en 1956, cuando empezaron a prestar el servicio los autobuses, mientras que los tranvías de la ciudad fueron sustituidos, desde 1962, por los trolebuses, algunos de ellos de dos pisos, que resistieron hasta 1979.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El tranvía cumple 20 años descarrilado