Máxima preocupación en María Pita por la pleamar de la noche de San Juan

El Ayuntamiento estudia la posibilidad de evacuar las playas a las 2 de la madrugada


A Coruña / La Voz

Hoy tendrá lugar la reunión de la junta de seguridad para vertebrar el operativo con vistas a la fiesta de San Juan. En ella participarán representantes del Ayuntamiento, de la Policía Local y de la Nacional, de la Guardia Civil del Mar y de Salvamento Marítimo, según indicaron desde María Pita.

Quizás no haya grandes cambios con respecto a años anteriores en cuanto al dispositivo de seguridad. Pero sí preocupa, «y mucho», según las mismas fuentes, que la pleamar de la noche del día 23 al día 24 va a ser «muy grande y que a partir de las dos de la madrugada ya habrá que pensar en iniciar el desalojo de los arenales del Orzán y Riazor». Y es que esa madrugada el mar va a subir a partir de las once de la noche y alcanzará los cuatro metros. La marea alta será a las 4.59 horas «y llegará al muro del paseo marítimo».

¿Cuál es el problema? No es el proceso de gestionar el desalojo, «porque creemos que vamos a contar con la colaboración de los sanjuaneros», dijeron. Lo que más preocupa y que hay que analizar muy en profundidad «es a dónde van a ir casi 100.000 personas que habitualmente bajan a los arenales esa madrugada», contaron las mismas fuentes.

 «Y esta subida de la marea no dejará espacio libre hasta dos horas después, hasta aproximadamente las seis de la mañana», subrayaron. Ese es uno de los temas que tratarán hoy los responsables de la junta de seguridad, «y lo que más nos preocupa».

Sobre los otros aspectos que redunden en la seguridad de la fiesta, «muy poco va a variar con respecto a otros años. Los equipos municipales, Protección Civil, Bomberos, Policía Local y voluntarios contarán con el apoyo de la Policía Nacional, de la Guardia Civil del Mar y de tierra, y con Salvamento Marítimo. Un dispositivo que movilizará a, al menos, unas 500 personas», dijeron las mismas fuentes.

Actuaciones especiales

Además, después de los recientes atentados relacionados con el yihaidismo, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado están desarrollando un protocolo especial para esta jornada festiva.

«No queremos alarmar. Se va a proceder como en cualquier evento al que acuda una gran afluencia de público. Ya se hizo en los últimos conciertos celebrados en A Coruña, como el de Ricky Martin, y lo mismo se hará con todas las celebraciones que tengan lugar en la ciudad», contaron las mismas fuentes. Desean que los sanjuaneros «hagan caso a nuestras recomendaciones».

Hace años la marea también subió de madrugada, pero mucho más tarde

Los responsables de Seguridad del Ayuntamiento de A Coruña ya están acostumbrados a tener que combinar la fiesta de San Juan con la subida de la marea. «Creo que fue en el 2011. La pleamar también nos cogió en pleno festejo y hubo que desalojar las playas», cuenta un responsable de Seguridad. Sin embargo ese año cuando el mar cubrió la casi totalidad de las playas ya fue a última hora, «y el desalojo se realizó con toda seguridad y los sanjuaneros fueron buscando otros lugares, pero la mayoría ya se fueron a sus casas», subrayaron. Más problemático es lo que va a ocurrir en la madrugada del próximo día 24. «¿Qué van a hacer los amigos de tan tradicional fiesta cuando desde las dos de la madrugada el mar les apague sus hogueras?». De ahí que la junta de seguridad tiene que analizar y mucho el asunto «y ver las posibles salidas».

Las sardinas ya llegan al Muro, y a precios asequibles

No había miedo, pero sí preocupación porque los barcos del cerco no encontraban sardina en las aguas próximas a la costa coruñesa. Bien es cierto que la mayoría de la flota se encontraba en el Cantábrico pescando bocarte. Pero los pocos barcos que quedaron en Camariñas, Malpica, A Coruña, Sada y Ares, «non lle víamos o rabo a sardiña», contó Manuel, el patrón de un barco de cerco.

Ayer la jornada fue buena para los pocos barcos que están pescando en estas aguas. Entre todos lograron cercar alrededor de 13.000 kilos de sardina. «Este é o noso peixe. Brilla como a prata, está saltando», decían las pescantinas de la plaza de Lugo, que fueron las primeras en parar la puja de las primeras cajas en la lonja coruñesa.

La primera subasta fue parada cuando el vendedor cantaba algo más de 20 euros la caja de catorce kilos, o lo que es lo mismo, a 1,50 euros el kilo. A medida que se iba subastando el precio fue bajando y llegó a subastarse el envase de sardina a 10 euros (a 0,50 el kilo).

Los patrones y marineros del cerco no estaban nada contentos con el precio logrado en primera venta, pero reconocían qué era normal «porque á sardiña aínda lle falta uns días para estar en comida».

Pero tanto ellos como las pescantinas estaban encantados de las buenas capturas: «Esto es una buena señal. La sardina ya está en nuestras aguas, gracias a las buenas temperaturas, y para la fiesta de San Juan no habrá escasez», decían ayer.

 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Máxima preocupación en María Pita por la pleamar de la noche de San Juan