Cuarenta años y 70.000 coches más

La actual estructura quedó completada en 1975, con una densidad media de tráfico de 20.000 vehículos, y la ampliación empezó a hacerse necesaria hace 20 años


Oleiros / la voz

A Coruña ya hablaba en 1889 de la necesidad de construir «el puente del Pasaje de Perillo» para no tener que dar un «extenso rodeo» por O Temple y O Burgo. Los diputados planteaban entonces que una estructura de este tipo permitiría reducir distancias a quienes traían sus productos para vender en A Coruña y también abriría las puertas «al punto de recreo predilecto de los coruñeses». A día de hoy, este puente es el cordón umbilical que conecta la ciudad con toda la comarca. Y después de 20 años de espera, la ampliación parece más cerca.

Punto de partida

Cuarenta años en activo. El actual puente de A Pasaxe se inauguró hace ya cuatro décadas, en 1975, como alternativa al paso por O Burgo y O Temple. En la ciudad coruñesa vivían entonces 173.000 personas y la mayoría de los habitantes carecían de vehículo o, como mucho, el parque móvil de cada familia se componía de un coche. Desde entonces, la población de la ciudad casi se ha duplicado, así como el censo de turismos, cuya cifra supera ya los 100.000 coches. En todo caso, la presencia real de vehículos en la ciudad es mucho mayor, ya que cada día entran por Alfonso Molina otros 120.000 coches, camiones o motos.

  

Una necesidad acuciante

De 20.000 coches en 1975 a 90.000 en el 2017. La antigua estructura viaria sobre la ría soportaba en 1975 unos 20.000 vehículos diarios. A día de hoy, por el puente pasan más de 90.000 coches, camiones, autobuses y motos, aunque en épocas puntuales ese dato se dispara. La mayor parte de los usuarios coinciden en que los problemas de retenciones no los genera el propio puente, con tres carriles en cada sentido, sino que el embudo es el estrechamiento en Santa Cristina y Perillo. El anteproyecto que plantea Fomento, además de la ampliación del número de carriles, incluye una incorporación más amplia desde Santa Cristina, descongestionando de esta forma el acceso desde Oleiros.

  

La actual estructura

Dificultades técnicas. A finales de los años 60 comenzaron a realizarse las expropiaciones para las obras de construcción del nuevo puente, que contaron con un presupuesto de 110 millones de las antiguas pesetas. Los trabajos, según recogía La Voz en julio de 1974, comenzaron por la parte de A Coruña, avanzando hacia la costa de Oleiros, y fueron «lentos» debido a las dificultades en los cimientos de las pilas centrales. De hecho, hubo que echar abajo uno de ellos cuando ya estaba casi finalizado. La mitad del puente entró en servicio en 1975 y, la otra mitad, un año después.

  

Antecedentes

¿Qué alternativas se barajaron para la ampliación? Las diferentes Administraciones, especialmente los gobiernos locales, comenzaron a poner sobre la mesa la necesidad de plantear alternativas viarias al puente de A Pasaxe en el año 1989. Desde entonces, se expusieron multitud de posibilidades técnicas, entre ellas, levantar un nuevo puente. Esta opción comenzó a negociarse en el año 2005, con un trazado que fue variando con los años, pero inicialmente se proponía con salida desde los Astilleros Valiña, junto a la playa de Oza, o desde el muelle petrolero, y su desembocadura en el entorno de la playa de Bastiagueiro. Con el tiempo fue descartada por su elevado coste (en su momento se calcularon unos 400 millones de euros) y por el impacto medioambiental que supondría. También se habló en su día de crear un nuevo puente entre la zona de la torre de Hércules y Mera, dentro de un proyecto más ambicioso que intentaba conectar A Coruña con Ferrol en tan solo 20 kilómetros.

  

Obras complementarias

Túnel da Pasaxe. Aunque la ampliación del puente es la obra estrella y de la que se lleva hablando dos décadas, lo cierto es que este proyecto quedaría incompleto sin otros trabajos complementarios que se ejecutaron previamente. Así, en el ámbito de A Coruña se realizó el viaducto que conecta directamente con A Pasaxe, creando una rotonda debajo para las conexiones intermedias hacia Culleredo. También se ejecutó otra obra importante con el túnel que conecta con la N-VI en Perillo y la AC-173 en Santa Cristina, dando fluidez al tráfico en una zona urbana de Oleiros. Falta por ejecutar otra reclamación histórica de Oleiros, como es el soterramiento de la N-VI a su paso por el cruce del Sol y Mar, algo que está pendiente de ejecución.

  

La decisión última

Ventajas de la ampliación. La ampliación del puente permitirá aumentar notablemente la capacidad de la plataforma. De hecho, podrán pasar por ella hasta 150.000 vehículos diarios, un 50 % más de los que lo hacen ahora. Además, permitirá alargar la vida útil de la estructura un mínimo de 25 años.

Oleiros reclama que se ejecuten mejoras que complementen la ampliación

El alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, mostró ayer una contenida satisfacción por la licitación del proyecto de ampliación. Y aunque lleva «moitos anos, moitos», hablando de la necesidad de aliviar el tráfico en este punto viario, dice con cierta ironía que la obra no estará finalizada «nin no 2025». García Seoane achaca los continuos retrasos e inconvenientes para este proyecto en los intereses de algunas empresas y la desidia de los políticos: «Houbo unha apatía política tremenda coa comarca da Coruña durante moitos anos e gastaron cartos e cartos na Cidade da Cultura... ¿para que? Eses cartos tiñan que ter vido para aquí», comentó. El regidor, conocedor del anteproyecto, considera que los ocho carriles proyectados en cada sentido permitirá aliviar el tráfico de entrada y salida a A Pasaxe, pero reclamó al mismo tiempo la ejecución de otras obras que permitirían completar la mejora, como la continuación de la vía Ártabra hasta la AP-9, el soterramiento de la N-VI en el cruce del Sol y Mar o, incluso, la instalación de los pasos elevados de peatones en Perillo sobre la N-VI.

El alcalde de Culleredo, Julio Sacristán, indicó ayer que el anuncio de licitación es «una buena noticia», ya que se da «un paso importante para la realización «de una obra de envergadura, que contribuirá a aliviar el tráfico en la conexión entre el área metropolitana y la ciudad». Según dijo, confía en que el proyecto final contemple la unión del carril bici de O Burgo-A Coruña con el de Santa Cristina, beneficiando así la red comarcal de transporte en bicicleta que se está promoviendo.

Por otro lado, desde el Ayuntamiento de A Coruña recordaron ayer que nunca mostraron reparos a la ampliación del puente de A Pasaxe.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Cuarenta años y 70.000 coches más