Paco Martínez Soria en la ciudad «hipster»

Javier Becerra
Javier Becerra CRÓNICAS CORUÑESAS

A CORUÑA CIUDAD

26 may 2017 . Actualizado a las 11:39 h.

Los cambios de una ciudad se notan más desde fuera. En el día a día la transformación se va haciendo de manera casi imperceptible. Cuando te quieres dar cuenta estás ahí, empujado por una evolución vivida sin estridencias. Hasta que llega un amigo con la fotografía clara de cómo era todo y se queda sorprendido. ¡Cómo ha cambiado la Marina! ¡Casi no hay coches en la Ciudad Vieja! ¡No conozco esos bares! Entonces, te das cuenta de que, en efecto, las cosas son diferentes.

Hace unas semanas, un compañero de Vigo me decía fascinado la sorprendente mutación que había experimentado ciudad en los últimos años. Le encanta ir por nuestras calles. Ve a la gente súper moderna. Alucina con la explosión hostelera. Y asegura que, desde fuera, ha cambiado totalmente la percepción que se tiene de nosotros. «Antes erais una ciudad de pijos, ahora sois una ciudad hipster», resumía. Me daba la sensación de que exageraba un poco, quedándose quizá en la mirada de turista que solo ve el centro. Pero entendía por dónde iba.

Intenté explicarle lo ocurrido en el último decenio, resaltando la importancia que Inditex ha tenido en eso, contagiando su ambiente cosmopolita. También la gran cantidad de arquitectos que se metieron en la hostelería con la crisis, dejando su impronta en los locales y reinventando un sector con visos de modernidad. Y, bueno, destacando ese gusto por el vestir que siempre se ha comentado en A Coruña -a veces para bien, a veces para mal- y que, supuestamente, se ha adaptado a estos nuevos tiempos.