A Coruña / La Voz

Con el termómetro trepando hacia los 30 grados, cientos de coruñeses se lanzaron ayer a las playas. Fue el primer ensayo general del verano, aunque con alguna sorpresa: en el arenal de Riazor siguen las palas desmontando la duna. Y seguirán al menos durante esta semana. Bañistas y operarios compartían playa ayer, aunque no tan intensamente como en la tarde del pasado martes. Y es que a última hora de la mañana se averió una de las máquinas. Los trabajadores se fueron a comer y a la vuelta la pala estaba rodeada de bañistas: «Hasta tenían toallas colgadas en las cadenas», comentaba, con una sonrisa, uno de los responsables de las obras. Tras ser reparada, la máquina fue llevada a otra zona del arenal.

Ayer la convivencia era más fácil, ya que el espacio por donde se movían las máquinas estaba cerrado con una cinta que casi todos respetaban. Casi todos, porque a eso de las cinco de la tarde dos bañistas se adentraron por el borde del mar en la zona en la que se estaba depositando la arena de la duna, para sorpresa de los trabajadores y a pesar de las advertencias.

«A auga está morna, cousa rara en Riazor, que sempre está moi fría», contaba por la mañana un bañista en Radio Voz. Quizá por ello, cuando un grupo familiar llegaba a la playa uno de los pequeños preguntaba: «¿Quién vota por Riazor?». Y es que, por lo visto, había diferentes gustos. La alternativa era la playa del Orzán, donde la afluencia era un poco menor que en Riazor, o el Matadero, donde el lleno era casi absoluto. Allí, nada más bajar a la arena, se había instalado un vendedor de agua con tres neveras. Su colega de Riazor se movía, con una sola nevera, entre los bañistas, ofreciendo el demandado líquido. «No sé si ha bajado todo el mundo, pero aquí hay mucha gente», decía una mujer que abandonaba Riazor a media tarde. También estaba llena San Amaro, hasta el extremo de que algunos preferían tomar el sol en las rocas, lo mismo que ocurría en Oza. En todos los arenales funcionan algunas de las duchas.

Los socorristas empezarán el 15 de junio, tras el acondicionamiento de los arenales

Los socorristas empezarán su tarea en las playas coruñesas el próximo día 15 de junio, según indicaron ayer fuentes del Ayuntamiento. Es la fecha habitual. Su llegada casi coincidirá con el final de las labores de acondicionamiento de los arenales, que empezaron el pasado lunes en Riazor con la retirada de la duna. Esta tarea se prolongará al menos durante esta semana, mientras que la preparación del arenal del Orzán llevará unos cuatro días, y el del Matadero, una jornada. Son las fechas aproximadas que manejan los responsables de una tarea que se lleva haciendo desde hace seis años.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Primer ensayo general del verano