Denuncian daños en sus pisos causados por las casas ruinosas de la calle Panaderas

Las aguas pluviales que afectan al edificio rehabilitado o la maleza son los principales motivos de las protestas


A Coruña / La Voz

Al Ayuntamiento, a los bomberos, al juzgado... Los vecinos del número 18 de la calle Panaderas aseguran que ya no saben a dónde acudir para tratar de solventar los problemas que les generan la presencia de dos casas en ruinas que están colindando con su edificio. Alertan sobre todo de los perjuicios que causa en su inmueble, en el que viven cinco familias y que en su día fue rehabilitado, las aguas pluviales procedentes de los solares de al lado, en una zona que la pendiente lleva el agua hacia ellos.

Hace ahora casi un año, el Ayuntamiento coruñés les dio la razón ante su denuncia sobre la situación de la medianera entre su edificio y la construcción ruinosa. Establecían entonces los responsables municipales que debería ser la inmobiliaria que adquirió dichas casas hace unos 15 años la que tenía que acondicionar parte de la misma.

Otra de las peticiones aludía a la maleza que iba creciendo en los solares, y en la resolución municipal se indicaba que los dueños de los mismos deberían proceder a su limpieza en un plazo corto de tiempo. El argumento vecinal era el temor a que un incendio en dicha maleza podría afectar las viviendas en las que habitan.

Sin embargo, pasaron los meses y esa labor no se llevó a cabo, mientras la estructura de las construcciones, que están sin techo desde hace tiempo, continuaban deteriorándose hasta prácticamente caer. Los vecinos apuntan que esta es una forma habitual de actuar con las edificaciones en estado ruinoso con el fin de lograr que se desplomen sin necesidad de iniciar un expediente de ruina y la posterior demolición, que requiere de un proyecto técnico para llevarlo a cabo.

«Que hagan lo que les parezca, pero que cumplan con la normativa y con las indicaciones del Ayuntamiento», resume uno de los vecinos del inmueble afectado después de reconocer que las discrepancias vienen de muy atrás y que en los últimos días no se han llevado a cabo ninguna intervención.

Casas sin inquilinos en el Pepri

Los dueños de estas dos casas ruinosas también habían adquirido en su día la que fue vivienda de la familia de Santiago Casares Quiroga y cuando el gobierno local quiso convertirla en museo, pasó a ser propiedad municipal mediante una permuta. «Si no ahora estaría igual que las otras», aventuran los vecinos.

Lo que está ocurriendo en la calle Panaderas es un ejemplo de lo que sucede en gran parte de los espacios donde hay edificios ruinosos o que están sin habitar. El concejal de Rexeneración Urbana, Xiao Varela, cifraba en casi 450 el número de inmuebles completos deshabitados que hay en la ciudad. Es el resultado de un estudio que los responsables municipales llevaron a cabo el año pasado con el fin de conocer la situación del parque mobiliario de A Coruña, que tiene casi 20.000 viviendas vacías. Este último dato salió también del mencionado estudio.

La mayor parte de los inmuebles sin moradores, según detalló el edil Xiao Varela, están en la zona afectada por el Plan Especial de Protección y Reforma Interior de la Ciudad Vieja y la Pescadería, Pepri, cuya última redacción es del mes de enero del 2015.

Uno de ellos, que al igual que el caso de Panaderas generó protestas vecinales durante años, fue el edificio que ocupaba los números 29, 30 y 31 de la Plaza de España. Desde el año 2007 en que fue abandonado hasta que hace ahora dos años el gobierno municipal autorizó su demolición, fue un continuo foco de malestar para los vecinos por la presencia de los andamios y las lonas en una de las zonas principales de dicha plaza.

Fachadas catalogadas

Con estos edificios ocurrió, tal y como apuntaban los vecinos de Panaderas, que los dueños del inmueble, una entidad bancaria, fueron dejando que se deteriorara y, al cabo del tiempo, de nada sirvió que la fachada estuviera catalogada en el Pepri con una protección ambiental. Cuando una nueva entidad bancaria, la Sareb, se hizo cargo del edificio el estado del mismo no permitía su rehabilitación y, por ello, fue autorizada su demolición. Ahora el solar está a la venta para construir viviendas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Denuncian daños en sus pisos causados por las casas ruinosas de la calle Panaderas