«El año pasado atendimos a unas 1.900 personas de la calle»

La experta habló sobre sensibilización con los sin techo en la jornada de Padre Rubinos y la Universidad coruñesa


A Coruña / La Voz

Comunicando o invisible. Este era el lema de las VIII Xornadas sobre persoas sin teito que tuvieron lugar ayer en Padre Rubinos. Estaban organizadas por dicha entidad y la Oficina de Cooperación y Voluntariado de la Universidad coruñesa. Silvia Torralba, del equipo de sensibilización y comunicación de la Fundación Arrels, de Barcelona, impartió dos sesiones en un encuentro al que asistió un centenar de personas. En la Ciudad Condal hay unas 3.000 personas en la calle.

-¿Qué es la Fundación Arrels?

-Es una entidad privada que va a cumplir ahora 30 años. Atiende a personas sin hogar en Barcelona, pero sobre todo a las que estén en una situación más cronificada. El año pasado atendimos a unas 1.900. Es una cifra que ha ido subiendo todos estos años, porque también la problemática subió; por ejemplo, desde 2008 ha habido un incremento de un 37 % de las personas que están viviendo en la calle.

-¿Cómo les ayudan?

-Lo que hacemos es atención a la persona. El centro abierto ofrece servicios prácticos: consigna, ducha, ropero... También es un espacio de relación, donde pueden hablar con otra gente. Es la labor del voluntariado...

-¿Cuantos voluntarios tienen?

-De manera estable unos 400, pero para una actividad puntual, como hacer un censo, viene más gente. Sin ellos no podríamos abrir la persiana cada día, por eso decimos que es una actividad de voluntariado. Tenemos equipos de calle que salen a visitar a las personas que vemos que están más cronificadas; el objetivo es ofrecerles alojamiento estable, una atención social y sanitaria. Durante el año pasado dimos alojamiento estable a 231 personas.

-¿En donde los alojan?

-A la mayoría en pisos individuales y compartidos. También tenemos una residencia para personas que han vivido en la calle y tienen una salud frágil. No es un espacio definitivo, la idea es que se recuperen un poco mientras encontramos su casa. Ese es un trabajo que cuesta porque son las personas con más dependencia.

-¿Tienen problemas con los vecinos de sus instalaciones?

-En la residencia no, porque se trabaja mucho con el barrio. Cuando son las fiestas estamos implicados, o hacemos jornadas de puertas abiertas para que nos conozcan. Hemos abierto hace poco un piso que le llamamos Piso Cero; tiene capacidad para unas ocho personas, sería como una extensión de la calle y están viniendo personas que siempre habían dicho que no a cualquier tipo de recursos. Entonces podíamos pensar: es que no quieren nada. Pero es que no estaban adaptados los recursos a lo que necesitaban. Es un sitio pequeño, donde tienen intimidad, pueden entrar con su cartón de vino o van con un perro. Estas personas sí que están entrando. Cada uno tiene una cocina, puede bajar su persiana, con su terraza y los baños adaptados. Algunas personas ya han empezado a vivir en un piso individual. Este recurso es como el Housing First, que en todas las ciudades en las que se ha hecho tiene una tasa de éxito del 85 por ciento. De ahí viene este recurso del Piso Cero y estamos sorprendidos porque, aunque ese era el objetivo, ha funcionado.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«El año pasado atendimos a unas 1.900 personas de la calle»