Lo último en peinado masculino es el tupé «pompadour»

Dos barberos de prestigio internacional imparten en la ciudad una «masterclass» a profesionales del sector de toda España


a coruña

Se acabó el reinado de la gomina. Nada de lacas o espumas. Como mucho, ceras o pomadas con extractos naturales, que den forma al cabello pero sin apelmazar. Y el pelo largo, muy largo por arriba o sino cortito, tipo césar. Estas son las tendencias que ya están arrasando en las peluquerías de caballeros. Lo dicen dos de los gurús del sector, Christian Martínez y Agus Barber, que ayer y hoy imparten una masterclass de barbería organizado por la empresa coruñesa DmasterClass.

Explican que el bum de las barbas largas va a continuar. «Llegaron para quedarse», confirma Agus. Aunque un poco más recortadas y cuidadas. De hecho, hay toda una serie de productos que permiten tenerlas perfectas: «Ahora se llevan de tres o cuatro días. Se lavan con un champú específico, se les aplica un aceite para dar brillo, hidratar y que no salgan descamaciones», explica Christian, defendiendo la utilidad de la barba: «Con ella puedes jugar mucho con la fisionomía: puede alargar o anchear la cara, y rellenando facciones. Yo, desde luego, si no la tengo me siento como un niño», comenta.

Las últimas técnicas

En cuanto a peinados, ambos explicaron a sus alumnos diferentes técnicas y tendencias. Los cortes más modernos son los peinados texturizados (mechones separados de forma natural), los degradados (conocido como fade) y los tupés (el llamado pompadour). Agus explica a sus oyentes: «¿Sabéis de dónde viene el pompadour? ¿No? Pues se inventó en el siglo XVIII, por una señora que se llamaba madame Pompadour y que era muy moderna y hacía unos cardados a lo bestia».

Ahora la tendencia, en realidad, la marcan las redes sociales. Y, sobre todo, Schorem, una barbería situada en Róterdam donde, por cierto, estuvo trabajando Christian. A punto de abrir un segundo salón, este barbero de Barcelona es una referencia en el mundo de la peluquería y sus cortes los lucen personajes famosos como buena parte de la plantilla del F.C. Barcelona, los futbolistas Denis Suárez, Paco Alcácer, el cómico Toni Moog, Rafa Mora o los cantantes Dasoul y Juan Magán, que acaba de estar en concierto en A Coruña. «¿Y a quién me gustaría hacerle un buen corte de pelo?... A Neymar y a Messi. Les sacaría mucho partido. Y de actores... A Mario Casas, por supuesto», dice Christian.

Precios exclusivos

Un corte de pelo en su local ronda los 22 euros, pero si se tiene que desplazar el caché sube y puede llegar a cobrar unos 200 ó 300 euros por corte. Agus Barber, que tiene su salón de peluquería en Málaga, da una serie de consejos a los alumnos mientras aplica tijeras y maquinilla sobre la cabeza de Gonzalo, a quien reclutó en una tienda de Marineda City el pasado viernes para hacerle un corte de pelo durante la clase: «El corte tiene que ser estándar, para el día a día. Yo casi no utilizo productos, porque con el gesto de una mano la persona tiene que poder peinarse en casa fácilmente». Eso sí, cada quince días es conveniente volver a la peluquería para mantener el peinado perfecto.

Tras la clase teórica de la mañana, los alumnos (llegados de diferentes lugares de España) pudieron hacer sus pinitos con el pompadour, el blow up (un degradado muy suave) y texturizados por la tarde con varios modelos que se prestaron como campo de prácticas. Teniendo unos guías como Christian Martínez y Agus Barber, todos los que se sometieron a un cambio de imagen salieron con una sonrisa en la boca.

Votación
19 votos
Comentarios

Lo último en peinado masculino es el tupé «pompadour»