«Nos ascendieron cuando acabábamos de ser madres»

Loreto Silvoso
LORETO SILVOSO A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

CESAR QUIAN

Son las dos únicas mujeres del comité de dirección que, con seis miembros, es el órgano que rige el día a día de la refinería coruñesa

05 mar 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Con el 8 de marzo a la vuelta de la esquina, conviene recordar que la persona que dirige la refinería, -en ausencia de Luis Llamas-, es una mujer. Se llama Natalia Barreiro y es la directora de Producción de Repsol en A Coruña desde el año 2015. La número dos de Llamas vivió, además, la peripecia de quedarse embarazada de gemelos justo un mes después de ser ascendida.

-¿Llamas se ausenta mucho?

-Natalia Barreiro: Bueno, cada quince días hay un comité en Madrid, así que me toca estar al cargo con cierta frecuencia.

-A usted le llegó el ascenso de su vida y se quedó embarazada. ¿Cómo fue vivir eso?

-N. B.: A mí ya me hicieron directiva cuando estaba embarazada. Me pasó en el 2013, en la refinería de Cartagena. Estaba esperando a mi primera hija y me nombraron directora de Ingeniería y Desarrollo.

-Dácil Suárez: A mí me pasó también. Yo era jefa de Planificación en Cartagena y acababa de tener a mi hijo cuando se me presentó la posibilidad de ser ascendida y venir a A Coruña.

-Y a Natalia luego la vuelven a ascender y se vuelve a embarazar.

-N. B.: Sí ¡y de mellizos! Fue una situación difícil de pasar para mí. Imagínese, acababa de entrar en un nuevo entorno profesional al que me tenía que adaptar y también era nueva en la ciudad. Pero todo es cuestión de organizarse. Y la empresa me mostró su apoyo en todo lo que hiciera falta.

-No frenó su carrera, vamos.

-N. B.: La cuestión es lograr el equilibrio entre la vida profesional y familiar. Si no puedo estar en todas las citas médicas de mis hijos, no pasa nada. Estaré en las importantes y en las que no, estará mi marido.

-¿No tenía ni colchón familiar?

-N. B.: No, aquí no tenía a nadie. ¡Aunque sí tengo sangre gallega, eh..! Mis padres son de Francos y Suevos, en A Baña.

-A usted, Dácil, el acento canario la delata.

-D. S.: Sí, yo nací en Las Palmas de Gran Canaria. Pero mi suegra es de Mugardos, que conste.