Urbanismo rectifica y dejará seguir las obras de 77 pisos en Náutica

Los promotores con actuaciones en marcha podrán continuar según el plan de 1998


A Coruña / la voz

El Ayuntamiento aprobó la semana pasada en junta de gobierno el expediente de caducidad de cuatro promociones en el polígono de Náutica, entre la escuela y el paseo marítimo. Esos cuatro inmuebles sumaban en proyecto 167 viviendas. La caducidad de los permisos suponía que los propietarios del suelo no podrían seguir adelante con sus trabajos si no se adaptaban al nuevo planeamiento.

El asunto causó un gran malestar en el sector de la promoción de viviendas, que auguró que el caso acabaría en los tribunales porque la orden municipal, de hecho, suponía la retirada de las licencias a dos promociones que llevaban desde agosto del 2014 en obras en la zona. A esos dos inmuebles también se les indicaba que debían adaptarse al planeamiento del 2013, cuando los permisos que tenían en vigor se basaron en su día en el de 1998. Uno de esos inmuebles (47 viviendas) está prácticamente terminado y otro (30 viviendas) está ya por la tercera altura. Parar y adaptarse al plan supondría acometer inversiones millonarias.

Presentación de alegaciones

El concejal de Rexeneración Urbana, Xiao Varela, matizó ayer que las promociones que estuvieran ejecutándose podrán seguir adelante. «Se hai vontade edificatoria -dijo- facilitaremos os procesos», es decir, que las 77 viviendas afectadas podrán continuar, eso sí, deberán presentar alegaciones -que presumiblemente se aceptarán, según sugirió Varela- a los expedientes de caducidad aprobados, demostrando con documentación que las obras no estaban paradas.

Así, lo que quedará en el aire serán los otros dos inmuebles (90 viviendas), siempre y cuando los dueños de los dos proyectos no demuestren también que están trabajando allí. En la zona, además de los edificios en marcha, se han abordado otras actuaciones comunes que podrían servir para levantar el veto.

El concejal argumentó que lo que busca Urbanismo es evitar que se den casos de esqueletos abandonados durante años que sirvan para justificar que sus dueños, cuando lo consideren, se sometan a normas urbanísticas que ya no están en vigor. La intención es que esos casos pierdan los permisos y, si quieren continuar, se sometan al plan del 2013 con las modificaciones que fuera necesario hacer.

«Náutica leva máis de 20 anos parada, que se faga acorde ao planeamento e se se adaptan, non haberá ningún problema», dijo el edil. El Ayuntamiento aprobó iniciar los expedientes de caducidad de las cuatro licencias sin haber comprobado previamente si en esos cuatro casos se estaba trabajando o no. Serán los particulares los que deban demostrar que así era si pretenden seguir con las obras.

Al menos en dos casos los permisos dados en su día todavía están en vigor, poniendo el fin del plazo para la ejecución en enero del 2018. En sus expedientes, el Ayuntamiento argumenta que los propietarios entregaron documentación fuera de plazo. «Nós tratamos todos os expedientes por igual», aseguró el edil sobre el trato que reciben las solicitudes que se reciben en el área de Rexeneración Urbana.

Varela dice que «funcionarios máis permisivos» dieron trato de favor a empresas

Al caso de Náutica se refirió ayer la asociación de emprendedores Ascega, que criticó duramente al gobierno local por los expedientes abiertos. Su presidente, Alfonso Salazar, calificó de «delirio ideológico» la intención de paralizar obras en marcha y responsabilizó de la situación de parálisis e inseguridad jurídica que atraviesa la ciudad a dos cargos de Urbanismo, Juan Carlos Prado del Valle e Hipólito Pérez Novo, a quienes definió como «comisarios políticos que ha colocado el alcalde» y que toman decisiones «con el único afán de hacer daño».

El edil Xiao Varela respondió ayer mismo a las críticas: «Estamos tentando poñer en orde décadas de funcionamento discrecional», dijo, y aseguró que en A Coruña, si los empresarios cumplen y se adaptan a las normas, «as cousas van coma un tiro».

Caza de brujas

Xiao Varela asegura que «nin hai listas negras nin caza de bruxas» y afirma que antes las cosas se hacían de otro modo: «Entendo que é difícil que os que levan traballando dunha maneira determinada na cidade, baseándose na manga ancha do Concello e no traballo directo con certos funcionarios que eran máis permisivos, agora, cando lles dicimos que teñen que cumprir as mesmas normas que o resto, pois se revolvan e lles custe», dijo el concejal.

Además, Varela afirmó que el ritmo de concesión de licencias en el consistorio es solo ligeramente inferior al que había antes, con cifras similares y tiempos similares a los que había con el anterior gobierno local.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Urbanismo rectifica y dejará seguir las obras de 77 pisos en Náutica