La asociación de los «locos» del piano

Profesores, alumnos y padres integran la asociación Pianeiros, que mañana celebra un recital en el Conservatorio Profesional de Música


Pianeiros. Así se llama la asociación que organiza estos días las primeras Xornadas de Piano Contemporáneo. «Escogimos este nombre porque en gallego suena a cariñoso, a gente apasionada, a unos locos del piano, que es lo que somos», comenta sonriente la presidenta, Nuria Díaz Mera, profesora del Conservatorio Profesional de Música de A Coruña. Precisamente mañana, a partir de las 19.00 horas, tendrá lugar un concierto organizado por este colectivo, a cargo de Elisa Vázquez Doval, pianista natural de Mugardos y afincada en Madrid. Hoy actuará en Santiago y el viernes en Ferrol porque en este proyecto coparticipan los conservatorios de estas ciudades. «Somos un grupo heterogéneo, sin ánimo de lucro y con una idéntica inquietud, el piano y la formación de los niños. Por eso estamos en Pianeiros profesores, alumnos, padres... Queremos que los pequeños no estén solos, que tengan nuestro apoyo para ampliar su formación pianística», relata Nuria. A la espera de que mañana mucha gente vaya al recital de Elisa, que interpretará piezas «de autores poco habituales en las salas de conciertos como John Cage, Mercedes Zabala, Beat Furrer o Eliott Carter», algunos de los integrantes de esta entrañable asociación posaron en el conservatorio al lado, claro, de un piano.

Seis mil euros

Es un dinero que los usuarios del Centro de Mayores de Afundación crearon con sus manos. En este centro, que coordina María Calvo, se celebraron dos rastrillos solidarios en mayo y diciembre, en los que se puso a la venta ropa de niños, vestidos, manteles, muñecos, bolsas de merienda o paños bordados en el taller que se imparte en este centro, enmarcado en el área de envejecimiento activo. Pues la recaudación obtenida por la venta de todas esas piezas artesanales es de 6.000 euros, una buena cantidad de dinero que ayer entregaron al Albergue de Transeúntes del Refugio de Padre Rubinos, que estuvo representado por sor Ángeles.

Silvia y Afaco

La cantante recuerda con cariño los tres años en los que compaginó la música con el trabajo a media jornada en Afaco, la asociación de familiares de enfermos de alzhéimer, donde formaba parte de la plantilla como auxiliar de enfermería. Hace justo un año decidió dejarlo porque su faceta como cantautora cada vez le hacía más difícil compaginarla con otra cosa. «Fui creciendo con ellos. Recuerdo muchas tardes de emociones, de compartir confidencias, bailes, llantos, sonrisas... Es un trabajo para el que hay que tener vocación y entonces te da muchísimo. Recibes el cariño de la gente, que confía en ti como profesional y como persona. Le mando un saludo a mis antiguas compañeras que hacen que los usuarios salgan con una sonrisa», relata Silvia Penide, que recibió el encargo de Afaco de componer una canción para el proyecto Camino por la memoria. Paso a paso, que es como se llama la preciosa melodía, uno de los temas que interpretará el viernes, a las ocho de la tarde, en la sede de Afundación, en el Cantón. Las entradas cuestan 10 euros y también hay fila cero. «Para mí es muy especial dejar en Afaco algo parecido a una banda sonora», apunta Silvia.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La asociación de los «locos» del piano