A ellos les toca trabajar

Son los ángeles de la guarda de Nochevieja. No están de fiesta. Están ahí por lo que pueda pasar

R.D.
a coruña / la voz

Hoy se acaba el año, pero no el mundo. Aunque es una fecha especial, de celebración, reuniones y fiesta, también es un día más; uno como cualquiera. Y por ello, hay personas que trabajan en Nochevieja. Unas lo hacen para que otras puedan divertirse. Otras, para que todo funcione con normalidad. Y también hay personal de guardia, por si ocurre alguna eventualidad. En cualquier caso, mientras la mayoría de los ciudadanos alzan una copa, brindan con sus amigos, saludan a los vecinos o se enfrentan al reto de las uvas, no son pocos quienes reciben el año en solitario o con sus compañeros de faena porque escuchan las campanadas en sus puestos de trabajo.

Entre esos centros en los que las campanadas no suelen ser de fiesta están, por supuesto, aquellos en los que el personal vela por quienes no tienen el cuerpo para saraos. Las casas de la salud. Solo en los cuatro hospitales del Chuac (Materno, Oza, Abente y Lago y Universitario A Coruña) esta noche hay medio millar de personas de guardia. Entre ellos, una plantilla que no hace reducción de turno alguno, bien al contrario, como es el equipo de Urgencias. «La suerte es que no lo pasamos solos», comenta Plácido Mallán, uno de los 18 médicos que, junto a 15 enfermeras, 10 auxiliares y 7 celadores están llamados a trabajar en una noche en la que «tememos, sobre todo, a los accidentes de tráfico; por favor, que la gente tenga cuidado». «Después están las intoxicaciones etílicas y esas cosas; a partir de las cinco de la mañana, el ambiente está aquí», cuenta.

Antes de que las secuelas de la movida acaben en Urgencias, otros trabajadores del hospital han de darle bien duro para que los enfermos ingresados tengan al menos una cena diferente. En la macrococina del Chuac, 45 pinches y 5 cocineros preparan para hoy 600 menús especiales, la mitad de las cenas habituales en un día normal porque a quien puede, se le da el alta aunque solo sea por esta noche. Salpicón de marisco, lenguado y entrecot con salsa de queso de Ulloa serán los platos de esta Nochevieja. «Aunque todos andamos apurados -explica Ramón Sueiro, jefe de cocina- intentamos hacer algo especial entre nosotros en los veinte minutos de descanso».

Luego están los policías, los bomberos, el personal de las ambulancias, los taxistas, los camareros, los prácticos del puerto, los de los remolcadores, los vigilantes... A todos, gracias.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

A ellos les toca trabajar