Los Reyes Magos de Verdad se llaman Teresa, Enma y Ana

Ellas son el motor de una campaña solidaria para que los más desfavorecidos no se queden sin regalo. Este año han llegado a 800 viviendas


Los Reyes Magos llegan todos los años con tanta prisa que siempre se olvidan de visitar algunos hogares. Y para enmendar estos errores de sus Majestades de Oriente en Galicia, ahí aparecen las coruñesas Teresa Castro y Enma Martínez, una pareja solidaria a la que este año se ha unido Ana María Nieves. A través de la campaña Reyes Magos de Verdad, las tres ponen todo su empeño en que ningún niño sin recursos se quede estas Navidades sin regalo. 

«Para muchos de ellos será el único que reciban», asegura Teresa. La vía para establecer el contacto entre estos Reyes Magos de verdad y los niños es la de toda la vida: por carta. Los destinatarios no reciben cualquier cosa, sino que el próximo viernes 6 se despertarán para rasgar un envoltorio tras el que se encontrarán algo de lo que le han pedido previamente a sus majestades de Oriente.

Cada niño elabora en su carta una lista con tres regalos que le gustaría recibir estas Navidades. «Se hace para que no sobrepasen el presupuesto de 35 euros, o por si acaso hay algún juguete que esté agotado por estas fechas, algo muy habitual», apunta una de las responsables de que esta iniciativa se lleve a cabo todos los años en Galicia. «Nosotras recibimos esas cartas, que a veces nos llegan por correo electrónico y otras en papel, las escaneamos y las repartimos entre los Reyes de Verdad, esa gente que previamente se ha apuntado en la página web para colaborar con los más desfavorecidos. Ellos son los que se encargan de comprar los regalos y depositarlos en los centros de recogida correspondientes, y de ahí nosotras los distribuimos», destaca Teresa, que reconoce que al final todos los años acaban caracterizándose como Melchor, Gaspar y Baltasar, con barbas y túnicas, para hacer llegar algunos de los presentes. 

Teresa recuerda los inicios de esta iniciativa: «En A Coruña empezamos hace seis años con 100 destinatarios. Este año tenemos 800». Sin duda, una tarea que requiere horas y horas de dedicación desinteresada. «Claro que son noches sin dormir, y a veces robarle horas al trabajo, pero lo hacemos de muy buena gana», apunta.

«También hay que decir que nos ayuda mucha gente. Tenemos establecimientos de amigos que funcionan como centros de recogida de regalos para facilitar su almacenaje antes de la distribución. Si metemos 800 regalos en nuestras casas, tenemos que salir nosotras», bromea Teresa. 

Además de niños de familias sin recursos o de hijos de víctimas de la violencia machista que viven con sus madres en pisos tutelados, la campaña «Reyes Magos de Verdad» también trabaja con adultos discapacitados y con ancianos.

Votación
7 votos
Comentarios

Los Reyes Magos de Verdad se llaman Teresa, Enma y Ana