«Cuando llegué al hospital, había un horno incinerador y se usaba fuel»

Premiada por su gestión de los residuos, consiguió generalizar el uso de gas natural; ahora está con la biomasa


a coruña / la voz

Laura Larriba empezó a trabajar en el Chuac hace 22 años. Su primera misión fue eliminar el horno incinerador del hospital, del que todavía se oye hablar en la actualidad, pero ya no existe. Logró implantar el gas natural y trabaja ya con la biomasa.

-¿Cómo era aquello?

-Cuando llegué al hospital, había un incinerador y se usaba fuel. Tremendo. Era como la fragua de Vulcano. Desmontarlo fue mi primer cometido aquí.

-Pero la chimenea sigue estando.

-Sí, porque por esa chimenea sale el tubo de la caldera de la calefacción y el de la caldera de vapor. Pero, desde 1996, no hay horno incinerador en el Chuac.

-También se decía antes que las aguas del Materno iban a la ría.

-Pues eso estaba solucionado cuando yo llegué. Hace veinte años ya había una estación depuradora, ya estaba puenteado y ya íbamos al colector municipal.

-Como era de esperar, su despacho está impoluto. [La entrevista se realiza en el Abente y Lago]. Hasta tiene la papelera vacía.

-Es que yo salgo a tirar el papel en el contenedor de reciclado que está ahí fuera, en el pasillo. Aquí solo echo el vasito de café.

-¿Cuántos residuos generan nuestros hospitales y centros de atención primaria en conjunto?

-El año pasado fueron unos 5.570 kilos de residuos al día.

-Son más de cinco toneladas.

-Sí, en el área sanitaria coruñesa generamos tantos residuos como un pueblo de 4.000 habitantes.

-¿Y qué se hace con todos ellos?

-La gestión se lleva a cabo a través de los mecanismos que establece la ley. Una parte de los residuos domésticos va a la planta de Albada, otra a Desdocon y los residuos sanitarios sin riesgo se destinan a la planta de Gestan, en Sobrado dos Monxes.

-¿Cuánto se recicla de todo ello?

-Un 15 % de lo que generamos.

-¿El hospital también recicla, reduce y reutiliza?

-Sí. En la gestión de residuos lo primero que tienes que buscar es no generar tantos. Y, luego, además de separarlos y hacer una correcta segregación, preparar los residuos para el reciclado. Hay que generarlos de manera que se faciliten las siguientes operaciones, vamos.

-¿Se reutiliza algo?

-Sí. Ahí hay que destacar la labor de préstamos de ayudas que se hace desde los servicios de trabajo social de los centros para pacientes del Sergas: camas, sillas de ruedas... El material que pueda ser útil a los pacientes en sus domicilios, se les presta.

-¿Con qué sistema se deshacen del material sensible como jeringuillas, gasas, catéteres...?

-Los residuos sanitarios se dividen en no peligrosos y peligrosos. Estos últimos son un 20 %, cuando, antes, la proporción era del 50%. Además, la segregación se hacía muy mal. Todo lo que se recogía en planta, se trataba como si fuera de riesgo.

-Lo que supongo que incrementaba el coste de su tratamiento.

-Sí. En la actualidad, podemos decir que se ha mejorado la separación en origen de los residuos, incrementado el número de fracciones de residuos separadas, para darles a cada una de ellas el tratamiento que les corresponde.

-¿Y a dónde van?

-Pues una parte va a la planta de Consenur, en Vilagarcía de Arousa, y los residuos químicos, que suponen un 5 %, a diversos gestores, dependiendo del residuo.

«Todo lo que deja de tener uso se dona o se cede a los pacientes»

No es extraño encontrarse algún objeto con membrete serigrafiado del Chuac fuera del Chuac. Bajo la coordinación de la jefa de Gestión Ambiental, Laura Larriba, en el área sanitaria coruñesa se reutiliza todo lo que se puede.

-¿Por ejemplo...?

-Todo lo que queda obsoleto o deja de tener uso se dona a instituciones, oenegés del entorno urbano, etc... o se cede a los pacientes. Hablo de equipamientos, sillas de ruedas... También tenemos un almacén de camas, donde están las antiguas camas de manivela. Todo esto lo gestionan los servicios sociales.

-¿Cuánto cuesta la gestión ambiental?

-El año pasado la factura fue de 793.340 euros.

-En los últimos tiempos, ¿ha aumentado o disminuido la factura de gestión de residuos?

-En los últimos tres años, la cantidad de residuos total generada se mantiene en valores similares, con una oscilación entorno al 5 %.

-¿Cuantas papeleras hay?

-Ni idea, ¡muchísimas! Y no solo papeleras, sino contenedores para los diferentes tipos de residuos: el de papel sin datos personales, el de papel con datos, el de cartuchos de tinta y tóner, el de residuos sanitarios sin riesgo, el de residuos con riesgo, el de los fitotóxicos, el de los químicos, el de envases... Estamos formando constantemente al personal.

-Expourense acaba de premiarla por su trayectoria.

-Sí, nos han dado el premio líder en medio ambiente a la gestión que hace la Gerencia en esta materia. Estamos contentos.

-Y, además, acaba de obtener el certificado de calidad de la gestión ambiental.

-Soy auditora y sé cómo están los hospitales. En general, todos aprueban, pero aquí estamos por encima de la media. Eso seguro.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«Cuando llegué al hospital, había un horno incinerador y se usaba fuel»