Siete sirios buscan su futuro en A Coruña

Los refugiados del barco «Lady Boss» dejaron ayer Marín y los acogió la oenegé Accem

R. García
Marín / A Coruña / la voz

Siete tripulantes sirios del mercante Lady Boss llegaban el pasado día 15 al puerto de Marín. Allí pidieron asilo alegando que si volvían a Siria serían reclutados a la fuerza para la guerra civil e incluso podían ser asesinados. Después de permanecer en el barco para formalizar diversos trámites y a la espera de cobrar los salarios que les adeudaba el armador, ayer desembarcaron y viajaron en tren desde Pontevedra hasta A Coruña. Se hizo cargo de ellos la oenegé Accem, en la que denominan primera acogida de emergencia. «Son solicitantes de asilo admitidos a trámite, pero son libres para circular por el país», detallaba una responsable de Accem. Durante la jornada de hoy, estas siete personas serán informadas de su situación, derechos y obligaciones: «No están tutelados, son libres», insistían desde Accem. En un plazo que oscila entre diez días y un mes, a estos refugiados se les asignará plaza dentro del programa de acogida respaldado por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Esto no implica que los siete vayan a seguir juntos durante su estancia en España, «porque no son una unidad familiar», ni tampoco que se vayan a quedar en la ciudad, ya que a la segunda acogida «pueden renunciar si quieren», explicaban desde Accem. Durante su estancia la oenegé se ocupará de facilitarles alojamiento, manutención y asesoramiento.

«Gracias por dejar que nos quedemos», decía Mohamed, uno de los pocos que sabe alguna palabra de inglés. Todos hablan árabe. Los demás hicieron suyo el mensaje y explicaron: «Hablamos con nuestras familias por teléfono», augurando el encuentro con ellas: «Pronto las veremos». Y es que desde A Coruña estos sirios buscan su futuro.

La oenegé halla reticencias para alquilar pisos a los más de 70 solicitantes de asilo

En estos momentos hay en A Coruña entre 70 y 80 solicitantes de asilo. Es el dato que apuntan desde Accem al mismo tiempo que indican que no disponen de pisos para poder acoger a personas en esta situación. Es uno de los problemas con los que se encuentran con frecuencia: «La gente dice que se los llevaría a su casa, pero luego, a la hora de la verdad, es reticente a alquilar un piso cuando sabe que lo van a ocupar inmigrantes», constatan. Y ello a pesar de que el pago del alquiler está garantizado, ya que se trata de personas a las que la oenegé apoya y sigue para su integración.

La deseable normalización de esta situación, argumentan, pasa por el hecho de que sea habitual la presencia de emigrantes, «ya que somos una sociedad multicultural». Accem tiene en los seis pisos que gestiona a 36 personas de diversas nacionalidades: Somalia, Eritrea, Armenia, Siria o Venezuela.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Siete sirios buscan su futuro en A Coruña